Columnistas

Horizontes: Pesadilla en Birmania

Si algo demuestran los últimos cinco años, es que emitir un voto en las urnas no es la varita mágica que resuelva situaciones ni transforme realidades.

Hace cinco años, las elecciones generales en Birmania abrieron las puertas a una gran ilusión, el sueño de una democracia que integraría a su sufrido país, antigua colonia europea, en la comunidad internacional.

El liderazgo de la mundialmente reconocida dirigente Aung San Suu Kyi, perseguida antes de manera inmisericorde por el régimen de los militares fascistas, garantizó una victoria indiscutible para la planilla oficial, regida por los generales, que encabezaba la hasta entonces prisionera.

Hoy, transcurridos cinco años desde aquel momento mágico, las ilusiones persisten, aunque atemperadas por el visible látigo castrense. De la euforia del ayer poco queda. Aung San Suu Kyi seguirá en el gobierno aunque ensombrecida por las dudas y los cuestionamientos mundiales.

Quizás el razonamiento de los esclavizados birmanos es que sería peor retroceder al pasado abiertamente fascista, ahora que tal vez poseen una voz más fuerte y legítima para demandar las promesas obtenidas por la premio nobel de la paz.

Si algo demuestran los últimos cinco años, es que emitir un voto en las urnas no es la varita mágica que resuelva situaciones ni transforme realidades. El ejercicio electoral trajo a un plano más visible el panorama real de que las minorías étnicas ya se han convertido en un tercer centro de poder en el país, junto con los militares y el gobierno civil.

Este conjunto de factores, esta tríada, compone una situación que, de alguna manera, presenta los vacíos en las tareas de pacificación interna. Lo más importante quizás sea que el vital proceso de pacificación de una guerra civil que ya lleva 70 años no ha hecho un progreso significativo.

El conflicto, el plato de fondo en un festín de violencia, no se resolverá simplemente con una elección ni tampoco por obra de la carismática personalidad de una figura política como Aung San Suu Kyi.

En vez de lanzarse por esa vía, no habrá más que abocarse a una negociación seria y difícil con respecto a afinar y moldear un sistema federal. El resultado debería contener líneas de comunicación para garantizar respuestas y acciones adecuadas que den cabida a las inquietudes de las minorías étnicas. Pero los militares no parecieran dispuestos a refinar demasiado el producto imperfecto de largos años de conflictos y negociaciones.

jaimedar@gmail.com

Jaime Daremblum

Jaime Daremblum

Abogado, Ph. D. de la Fletcher School of Law and Diplomacy (Tufts y Harvard), fue economista del FMI. Ha escrito columnas para el "Wall Street Journal" y fue profesor en la Universidad de Costa Rica. Fue director sénior de Latin American Studies en el Hudson Institute. Embajador de Costa Rica en Estados Unidos de 1998 al 2005.