Columnistas

Esfuerzo olímpico

Los costarricenses que compiten en Tokio son un orgullo por su disciplina y superación

Si clasificarse a una olimpíada demanda varios años de trabajo y sacrificio, en esta ocasión exigió también sobreponerse a contratiempos insólitos, como la posposición de un año, entrenarse y competir en un entorno de pandemia sin contar con la emoción y el apoyo de un público entusiasta.

Doce atletas con años de entrenamientos, férrea disciplina, superación de lesiones y derrotas, pero con nobleza ante los triunfos, con una gran fortaleza estratégica y mental para trascender la limitación de nuestro pequeño tamaño y escasos recursos nos representan en diversas disciplinas.

El veterano Andrey Amador cerró su participación en su tercera olimpíada, tuvo que escoger si en el auto de asistencia iba su entrenador o el mecánico, qué diferencia con la asistencia que tiene en su equipo el Ineos, y aun así terminó al lado de una leyenda como Nairo Quintana, en tanto la participación de la novel María Vargas sin duda abre posibilidades para futuras olimpíadas.

Con el pase a la siguiente ronda, Ian Ignacio Sancho lleva al yudo nacional a otro nivel y Brisa Hennessy se ubicó entre las seis primeras del mundo, y eso que el oleaje no la favoreció. Ella, junto con Leilani McGonagle, pone a Costa Rica en el mapa del surf, ambas con 21 años de edad seguirán haciendo historia.

Luciana Alvarado, primera del país en gimnasia olímpica, estuvo excelente. La imagen de esta joven de 18 años a la par de la veterana Oksana Chusovítina, con ocho olimpíadas a su haber, nos hinchó de orgullo al verla en las ligas que ya se desempeña. Su futuro es muy prometedor.

La natación nos sigue brindando alegrías con la participación de Arnoldo Herrera y Beatriz Padrón, quien obtuvo su mejor marca, ambos son inspiración para los más jóvenes, como lo fueron las hermanas Poll y María del Milagro París.

Cerraremos en BMX estilo libre con Kenneth Tencio y el apellido Drummond se hace presente en el atletismo nacional. ¿Nos darán una grata sorpresa Andrea y Noelia Vargas? La mejor de la suerte para ellos.

Se reafirma la importancia de la familia en cada uno de los atletas, es digna de destacar la labor como entrenadores de Dixiana Mena, Sherly Reid y Julián Sancho; a ellos 3 y a nuestros 12 atletas, un sincero homenaje: para los costarricenses, ustedes son merecedores de una medalla.

nmarin@alvarezymarin.com

La autora es politóloga.