Columnistas

En guardia: Jackson Hole

Ningún banco central puede solventar todos los riesgos, en especial cuando se originan fuera de sus fronteras, como las guerras comerciales.

Cuando David Jackson descubrió en Wyoming un valle poblado de castores, en los albores del siglo XIX, no imaginó que aquel pueblito fundado por él llegaría a convertirse en la meca intelectual de los banqueros centrales. La semana pasada, Jackson Hole volvió a brillar.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.