Columnistas

El futuro de la contratación de obra pública

El país precisa una estructura institucional para estimular la competencia plena y erigir una pared entre tentador y tentado

En vista de los muy preocupantes hechos que, como si se tratara de una novela que se desarrolla por capítulos, nos informa la prensa, he meditado sobre las consecuencias de la decisión de las autoridades de suspender temporalmente la contratación de nueva obra de infraestructura a dos grandes empresas nacionales y, sobre todo, cuál debería ser la estructura institucional para estimular la competencia plena en la construcción de obra pública, que es la que más beneficia a la sociedad.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.