Columnistas

El chat de los expresidentes

Resulta peculiar, pero al mismo tiempo muy significativo, que siete expresidentes de la República crearan un grupo en WhatsApp para intercambiar opiniones sobre el acontecer nacional e internacional.

La exmandataria Laura Chinchilla confirmó lo que era un secreto a voces en cuanto a la existencia de este chat, e incluso reveló una serie de curiosidades sobre la dinámica y la interacción entre los integrantes.

Chinchilla detalló, por ejemplo, que Abel Pacheco no forma parte del grupo porque prefiere comunicarse con ellos mediante la tradicional llamada telefónica y que Carlos Alvarado fue el último en incorporarse.

Pero, más allá de lo anecdótico, el hecho de que exmandatarios provenientes de tres diferentes divisas ideológicas tengan un canal de comunicación propio es una muestra de madurez política.

No conozco ninguna experiencia similar en otras latitudes, y aunque existieran casos parecidos, creo que ninguno ha trascendido con la transparencia con que lo hizo el chat de los expresidentes de Costa Rica.

Sin duda, este foro digital puede constituirse en una valiosa herramienta para que los integrantes viertan posiciones sobre los más variados temas de la agenda nacional. De ahí la gran responsabilidad que también conlleva.

Aunque la tarea de gobernar ya no les corresponde, la experiencia de cuando estuvieron a la cabeza de la Casa Presidencial y lo aprendido luego de dejar el poder puede enriquecer el debate para la toma de decisiones trascendentales.

De hecho, los siete expresidentes chateadores y Abel Pacheco emitieron un pronunciamiento conjunto con respecto a la posición de la Cancillería de cara a la elección del secretario general del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

En una nota enviada el pasado 25 de junio, los exmandatarios solicitaron al presidente de la República, Rodrigo Chaves, no apoyar la elección del candidato propuesto por Daniel Ortega para el cargo.

Chaves dijo estar estudiando la misiva de sus predecesores, pero recalcó que la decisión final será suya. Así debe ser, pero nunca está de más escuchar con mucha atención cuando voces experimentadas deciden unirse en una sola para pronunciarse.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.