Juan Carlos Hidalgo. 18 marzo

¿Está sobrevalorado el tipo de cambio? Según el economista Gerardo Corrales, hay dos indicadores que apuntan a que sí: la pérdida de reservas internacionales y el índice de tipo de cambio efectivo real (Itcer). Corrales afirma que es necesario un ajuste gradual (léase “depreciación”), de tal forma que tengamos un tipo de cambio neutro que no afecte la competitividad de los sectores exportador y turístico.

La propuesta es polémica, ya que despierta memorias no muy distantes de cuando el BCCR subsidiaba a esos sectores con un tipo de cambio artificialmente barato, y generaba, de paso, altos niveles de inflación. Durante las casi dos décadas de las minidevaluaciones, la inflación anual promedio fue del 14,9 %. En la era de las bandas cambiarias (2006-2014), cuando el BCCR intervino activamente para frenar una mayor apreciación del colón, fue del 7,6 %. En cambio, desde la introducción de la flotación administrada, ha sido de apenas un 2,6 % al año.

No hay evidencia de un alto grado de intervención oficial para mantener caro el colón.

Corrales señala que las intervenciones del BCCR continúan, pero al revés: ahora está vendiendo dólares para evitar una depreciación. Dice que en este gobierno se han perdido $1.200 millones en reservas internacionales. La entrada de un crédito de $1.000 millones del FLAR para fortalecer la posición del BCCR respaldaría su tesis. Sin embargo, la pérdida de reservas desde mayo del 2014 es menor a la que indica Corrales: cerca de $700 millones. Y es aún menos –entre $300 y $400 millones, de acuerdo con cálculos privados– si se toman en cuenta los movimientos en la posición en dólares del gobierno y en los depósitos en dólares de los bancos comerciales por concepto del encaje mínimo legal. En otras palabras: no hay evidencia de un alto grado de intervención oficial para mantener caro el colón.

Corrales también observa que el Itcer –índice que muestra la tendencia del tipo de cambio en un periodo determinado– está en 85 (siendo 100, según él, el valor de equilibrio). Pero en el Itcer el 100 no representa equilibrio, sino el año base del indicador, que es 1997. El BCCR ha señalado que “es un error decir que, ante condiciones cambiantes [en la economía], el nivel del Itcer debería mantenerse alrededor del observado en un momento dado”. No hay señales de que el colón esté sobrevalorado. Por eso, no arriesguemos la estabilidad de precios –que tanto nos ha costado– en aras de una innecesaria y peligrosa depreciación.

jhidalgo@cato.org