Columnistas

Colin Powell y el significado de carisma

‘Carisma’ se emplea típicamente para describir la capacidad de atraer seguidores o generar el interés de las celebridades, pero Powell, como Nelson Mandela y Kofi Annan, estuvieron a la altura del sentido original del término

Leí los obituarios del general Colin Powell con considerable tristeza. Conocí a este gran soldado y estadista estadounidense cuando era secretario de Estado de los Estados Unidos y yo, el comisionado europeo de Asuntos Exteriores.

Era un hombre notable, decente, moderado y sabio, cuya carrera finalmente terminó y su legado ha sido disminuido por su excesiva lealtad al presidente George W. Bush.

Powell era carismático en el verdadero sentido del término. Hoy esta descripción se usa con mucha frecuencia para indicar la capacidad de atraer seguidores o generar el interés de las celebridades.

Las listas de Internet de aquellos que son considerados carismáticos incluyen personajes tan variados como Adolf Hitler, Bono, Donald Trump, George Clooney y Rihanna. Pero los antiguos griegos y san Pablo empleaban el vocablo «carisma» para describir el liderazgo basado en valores infundido con un encanto capaz de inspirar devoción.

Los griegos creían que esta cualidad era un don de la gracia, mientras que la teología cristiana la consideraba un poder otorgado por el Espíritu Santo. Pensando en las personas que he conocido y que mejor ejemplificaron esta cualidad, me sorprende un hecho que no debe nada a la corrección política, sino a mi reacción inmediata y sostenida.

Las tres figuras públicas más carismáticas que he conocido, Nelson Mandela, Kofi Annan y Powell, eran negras. Esto bien puede haber sido, en parte, una consecuencia de su experiencia al lidiar con mundos políticos y diplomáticos que estaban dominados por «establishments» blancos.

Conocí a Mandela, el héroe de la lucha contra el «apartheid» en Sudáfrica, principalmente en mi papel de rector de la Universidad de Oxford, que anteriormente había sido apoyada por el empresario imperial británico del siglo XIX Cecil Rhodes con un programa de becas para jóvenes de todo el mundo.

Mandela había estado encarcelado durante 27 años por el régimen del «apartheid», y al ser liberado allanó el camino para una transición pacífica al gobierno de la mayoría negra en Sudáfrica, a través de su magnanimidad y valientes esfuerzos para reconciliar los elementos mutuamente hostiles en el pasado y el presente del país.

Un ejemplo de ello fue su iniciativa de establecer la Fundación Mandela Rhodes, una asociación para financiar la educación de más estudiantes africanos y ayudar a abordar las desigualdades resultantes de los legados del colonialismo y el «apartheid».

En el 2003, hablé junto con Mandela en el gran salón del palacio de Westminster ante cientos de becados y exbecados por Rhodes. Señaló que Rhodes fue «parte de la configuración de lo que resultó ser la actual Sudáfrica» y, a pesar de su controvertida herencia, debería ser recordado por su filantropía. Mandela irradiaba esa mezcla de gracia y autoridad que está en el corazón del carisma.

También lo hizo Annan, el primer africano negro en ocupar el cargo de secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Su mandato abarcó la guerra de Irak, la pandemia del sida y años de lucha para afirmar los fundamentos morales de la acción internacional con el fin de hacer frente a los problemas políticos y económicos mundiales.

Hizo especial hincapié en los objetivos de desarrollo de la ONU y en el entendimiento de que los ciudadanos individuales tenían derechos que no podían ser superados ni pisoteados por los Estados que los gobernaban y, en ocasiones, abusaban de ellos.

Mi mejor amigo de la universidad, el difunto Edward Mortimer, quien fue el redactor de discursos de Annan y jefe de comunicaciones, se expresó con un lenguaje memorable, sin mezquindades.

La presencia de Annan en la habitación irradiaba calma, pero nunca se olvida su determinación de tratar de mitigar parte de la inhumanidad del mundo.

Powell fue secretario de Estado de Estados Unidos mientras yo representaba a Europa, junto con Javier Solana, entonces alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior y Seguridad Común.

Powell fue, por supuesto, uno de los mayores ejemplos de movilidad social en la historia de Estados Unidos. Hijo de migrantes jamaiquinos, ascendió a la cúspide del Ejército y de la diplomacia.

Es casi imposible imaginar a alguien de la llamada generación Windrush de migrantes antillanos al Reino Unido haciendo el mismo viaje. De hecho, uno de los primos jamaiquinos de Powell se estableció en Londres y se desempeñó como conductor de autobús. No es una vergüenza, pero no es lo mismo que convertirse en jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos.

En persona, Powell era elocuente, astuto, bien informado y divertido. Daba la fuerte sensación de que habría sido capaz de arrastrarse sobre un alambre de púas para salvar a un soldado bajo su mando.

Cuando Powell tenía que defender las políticas de la administración Bush, que casi con certeza desaprobaba, una tarea que desempeñaba con conspicua lealtad, era evidente que su corazón no estaba en ello.

A menudo, sobre todo en el período previo a la guerra de Irak del 2003, recé en vano para que Powell rompiera filas. Siempre me molestó la forma en que el vicepresidente Dick Cheney, el secretario de Defensa Donald Rumsfeld y los otros halcones neoconservadores, y el apoyo prácticamente incondicional del entonces primer ministro británico Tony Blair a lo que fuera, le cortaron el terreno bajo los pies.

Blair decepcionó a Powell y otros moderados estadounidenses. Recuerdo una ocasión en la que Solana y yo visitamos a Powell en Washington justo después del lanzamiento de una iniciativa europea para inyectar algo de vitalidad al moribundo proceso de paz en Oriente Próximo.

Mientras estábamos allí, apareció un artículo feroz en el «Washington Post» que decía que este era otro ejemplo de antisemitismo europeo. En el vuelo de regreso a Bruselas, escribí una furiosa refutación que el «Post», meritoriamente, publicó de inmediato.

Dos días después, mientras conducía por Madrid para asistir a una reunión con el entonces primer ministro español José María Aznar, sonó mi teléfono. Era de la central del Departamento de Estado de Estados Unidos. «¿Podría el secretario Powell hablar con usted?», me preguntaron.

Powell se puso al teléfono solo para decir: «Gran artículo en el periódico esta mañana, Chris. No dejes de decirlo». En ese momento y en otros, con mucho gusto me habría apuntado y marchado a donde él quisiera que fuera.

Powell, que irradiaba cortesía y autoridad, era un hombre genuinamente bueno y un excelente líder. Necesitamos hoy más como él.

Chris Patten, último gobernador británico de Hong Kong, es rector de la Universidad de Oxford.

© Project Syndicate 1995–2021

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.