Suscriptor está molesto porque los clientes de Cable Visión y de telefonía fija no tienen derecho a las acciones para participar en la rifa de viajes a Rusia.

 14 febrero
Dolido con el ICE

Siempre he sido cliente del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). Tengo telefonía fija con Internet, dos líneas celulares y soy suscriptor de Cable Visión. Me molesta sobremanera que los clientes de Cable Visión y de telefonía fija no tengamos derecho a las acciones que otorgan para participar en la rifa de viajes a Rusia.

El ICE clasifica a los clientes: unos tienen derecho a las acciones y otros no. Soy un cliente de tercera categoría y me duele mucho esto porque siempre he sido leal a la institución, y esa es la forma de pagar mi fidelidad.

Francisco Palomo Valverde, Curridabat

Irrespeto ciudadano

Me preocupa mucho el irrespeto de ciudadanos a las autoridades. Sumado a esto, los periodistas, por dar la noticia, aportan un aire de sensacionalismo que menoscaba a las autoridades en favor de los presuntos maltratados. En algunos casos, tal vez se dé abuso de autoridad, pero no son los periodistas los llamados a tomar bando. Ellos deben demostrar siempre imparcialidad. Por otro lado, los jefes de estos policías deben apoyar a sus subalternos hasta que se demuestre si actuaron mal. Después no nos quejemos si la Fuerza Pública no actúa como debiera cuando es necesario.

Marjorie Camacho Calvo, Moravia

Ebáis de calidad

Agradezco al Ebáis de la Unibe en Santiago del Monte, de San Diego de La Unión, por las atenciones a mi madre Francisca Libia Calvo, quien por su edad no puede ir al centro de salud y recibe en la casa la visita médica. Ahí, hasta le toman las muestras para los exámenes. Es muy importante resaltar lo bueno y la calidad de vida que estos servicios dan a nuestras familias.

Geovanny Corrales, Tres Ríos

Buen Congreso

Felicitaciones a los diputados de la actual Asamblea Legislativa al llegar a un acuerdo para la reforma fiscal tan necesaria. Nuestro pueblo espera que prevalezca la responsabilidad antes de retirarse. Para eliminar el nepotismo en los nombramientos de asesores legislativos, ¿no sería conveniente que cada fracción tenga a los absolutamente necesarios? Así aprovecharíamos los recursos.

María Luisa Arrieta Carvajal, Cartago

Partidos castigados

A los partidos tradicionales, convertidos en maquinarias electorales, les faltó olfato y fueron presa de la soberbia para leer los signos de los tiempos. Los partidos, medios de información, analistas y alguno que otro intelectual, sesgadamente, invocaban cómo debíamos votar y, de paso, derrotar al abstencionismo, pero este más bien creció y el pueblo tomó su propia decisión: castigó fuerte al bipartidismo y borró a otros del mapa político. El enojo es evidente, especialmente en la Asamblea Legislativa.

Los diputados actuales quieren salir por la puerta grande, buscan acuerdos fiscales y aprobaron en primer debate tres leyes importantes. El ambiente se siente de colaboración con el próximo gobierno, lo cual es muy saludable y beneficioso. Abogo por un gran acuerdo nacional, donde prime el interés del país sobre los intereses particulares.

Halley Castro Ramírez, barrio México, San José

Defensa de los toros

La carta de Francisco Vega Villalobos (10/2/2018), titulada “Tradición del dolor”, es un disfraz, a él no le interesan la cantidad de heridos, aunque dice que es la muerte la que visita la tradición de los toros, y solo heridos leves, porque de gravedad a lo sumo uno o dos. El señor Vega lo que está defendiendo son los animales y lo disfraza hablando a favor de los toreros improvisados. Si quiere ver dolor, lo invito a ver seres humanos en desgracia en las calles y aceras de este país, y si quiere tener placer vamos a visitar algunos lugares donde las mascotas viven mejor que millones de seres humanos. Hay cosas más importantes que señalar y no la injusta razón que él expone.

Arturo González Quesada, Palmares, Alajuela

Propuesta absurda

La ley que permitiría trabajar en vez de ir a la cárcel, bajo ciertos requisitos, es un absurdo más en nuestro país. ¿Quién le daría seguimiento al trabajo de los delincuentes cuando ni siquiera se controla a los empleados públicos pagados? ¿De dónde saldrá el presupuesto para los trabajos que deben hacer? Si tienen que hacer trabajo comunal, ¿de dónde obtienen dinero para su manutención? Un retroceso más.

José Arias Álvarez, Tibás

Etiquetado como: