Ronald Matute. 26 noviembre, 2020

Resulta deprimente ver lo descuidados que somos con nuestros espacios públicos. Solo basta con echar un vistazo a ceras, caños, alcantarillas, parques y zonas verdes de carreteras para comprobar el estado bochornoso en que se encuentran muchos de ellos.

Claro, como nadie parece ser el responsable de darles mantenimiento, la suciedad, los malos olores, la basura y el monte se adueñan fácilmente de esos sitios.

Ejemplos sobran, pero hay uno de colección en la calle que comunica Tibás con Santo Domingo, donde se realizaron trabajos para destinar un carril exclusivo para buses.

Todo quedó muy bonito hasta que el paso del tiempo y la lluvia comenzaron a generar maleza, caída de tierra y humedad sobre las aceras nuevas.

Ahora, los peatones tienen que hacer maniobras para saltarse los charcos o evitar quedar atrapados entre la creciente vegetación.

¿Cómo es posible que ninguna institución aporte una escoba o un machete para cuidar obras que les costaron millones de colones a los contribuyentes?

También los ciudadanos somos responsables de la mala apariencia de estos espacios, porque los convertimos en botaderos a cielo abierto o los vandalizamos con saña.

Muestra de ello es la estela de envases, bolsas, papeles, cartones, pedazos de llanta y hasta escombros que muchos choferes dejan a lo largo de las vías.

Esta vergonzosa conducta no solo evidencia nuestra falta de cultura, sino también el desinterés de la sociedad por cuidar las cosas que son de todos.

Por ello, quisiera ovacionar con un megáfono el esfuerzo que realiza una pareja de alajuelenses para mantener limpias y presentables las calles de su vecindario.

Desde hace más de 15 años, Ronald Vega y Mayra Villalobos dedican un rato al día para limpiar aceras, cortar zacate y podar en su barrio, el INVU Las Cañas, en Alajuela.

Muchos vecinos les agradecen su esfuerzo; sin embargo, pocos les ayudan. Otros se burlan de ellos y, más bien, los tildan de «sapos». Pero ellos siguen adelante.

Otras personas hacen contribuciones similares a la comunidad, limpiando ríos, chapiando lotes o pintando toboganes simplemente para que se vea bonita.

Gracias por salirse del promedio y darnos una lección de civismo.

rmatute@nacion.com