Columnistas

Buenos días: El ‘voto’ protesta

La abstención, sin duda, lo que grita es que el próximo presidente ponga sus ojos en los cantones de mayor pobreza.

En las elecciones, 1.140.000 se negaron a votar. Ese lamentable 34,3 % de abstencionistas es uno de los mayores porcentajes –en primera ronda– de los últimos 65 años, solo superado por el 34,8 % que no participaron en el 2006.

Ese millón y resto de costarricenses tienen un gran costo para la democracia y un altísimo costo para el Estado.

Si es por dinero, en ellos el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) invirtió poco más de ¢2.300 millones ($4 millones), dado que el costo por votante fue de ¢2.063.

No se puede decir que el dinero se desperdició, más bien es una dicha que Costa Rica pueda destinar, como ocurrió esta vez, ¢6.854 millones ($12 millones) para escoger libre y transparentemente a su presidente y sus 57 diputados.

Para la segunda ronda, donde elegiremos presidente entre Fabricio y Carlos Alvarado, están destinados ¢1.539 millones ($2,7 millones).

Múltiples estudios, aunque no recientes, tratan de explicar el porqué la abstención ha ido en aumento desde 1998, cuando se registró un 30 % que, desde ese año, se niega a ser menos. En 1994 y antes, rondaba el 20 %, excepto por el 32 % de la elección que organizó el TSE en 1953.

Se habla de multicausas, como el descontento con la clase política, del hartazgo con casos de corrupción...

Sí, pero quizás la principal es que en estas elecciones, el mayor abstencionismo (superior al 40 %) se dio en 23 cantones que tienen algo en común: el rezago en desarrollo social con respecto a los otros 58. Son regiones donde viven personas con el menor nivel socioeconómico y educativo. Personas que se sienten olvidadas por los gobiernos, principalmente en regiones costeras de Guanacaste, Puntarenas y Limón. De hecho, los casos más extremos dicen mucho: Golfito (49,9 %) y Talamanca (49,05 %).

Esa abstención, sin duda, lo que grita es un “voto” protesta para que el próximo presidente ponga sus ojos en ellos, en su pobreza, en su falta de educación, de empleo... No se trata de regalar plata para mantener su pobreza, sino de dar más oportunidades para salir de ese olvido. Por interés humano y por hacer de este un país más igualitario, esos 23 o más cantones merecen que se les ponga en la mira. Ellos son Costa Rica.

amayorga@nacion.com

Armando Mayorga es jefe de Redacción en La Nación.

Armando Mayorga

Armando Mayorga

Ingresó a La Nación en 1986. En 1990 pasó a coordinar la sección Nacionales y en 1995 asumió una jefatura de información; desde 2010 es jefe de Redacción. Estudió en la UCR; en la U Latina obtuvo el bachillerato y en la Universidad de Barcelona, España, una maestría en Periodismo.