Por: Armando Mayorga.   22 agosto

La pregunta de cómo va San José no tenía respuesta clara. Era difícil saberlo, como es difícil saber cómo van Limón, Heredia, Cartago, Alajuela, Liberia, Puntarenas...

Por primera vez, un grupo de entidades, impulsadas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se dio a la tarea de responder la pregunta. Así nació San José, ¿cómo vamos?, un observatorio de monitoreo sobre la calidad de vida en este cantón.

En el caso de San José, la conclusión es preocupante

Hay cuatro socios: el Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (Clacds), del Incae; el Centro para la Sostenibilidad Urbana, la Alianza Empresarial para el Desarrollo (AED) y La Nación. En nuestro caso, la función es informar de los resultados y el primer informe ya está listo.

Llegar a esos resultados fue todo un logro de los investigadores Jaime García y Felipe Fischel, del Clacds, pues en el camino se toparon con un gran obstáculo: datos desactualizados o datos dispersos.

El mérito de su trabajo estuvo en reunir 115 indicadores, los mismos que usan programas gemelos en Bogotá, Ciudad de México, Santiago, Lima, La Paz y en 38 ciudades emergentes de América Latina, todos, con la misma terminación: ¿Cómo vamos?

Bogotá, ¿Cómo vamos?, es el programa pionero. Acaba de celebrar 20 años de vida, se multiplicó en ciudades de ese país como Manizales o Medellín y ahora está en otras 14 naciones. El diario El Tiempo, el socio en Bogotá, destacó cuáles son los tres pilares de un programa de estos: “Promover gobiernos más transparentes; una ciudadanía más informada, participativa y responsable e incentivar alianzas para desarrollar políticas en pro de la calidad de vida de los habitantes”.

En dos palabras se resume todo: cómo vamos.

En el caso de San José, la conclusión es preocupante: es una ciudad que avanza de un estado de rezago (luz amarilla) hacia un estado crítico (luz roja)… Es una urbe atrapada en un caos que atenta contra la calidad de vida de los josefinos. El informe, detallado, en sus 115 indicadores, lo puede ver en nacion.com.

Es un derecho de los ciudadanos conocer cómo va su cantón y, hasta ahora, esta investigación lo dice. La idea (reto) del BID es procrear gemelos en otros cantones.

Armando Mayorga es jefe de Redacción en La Nación.