Columnistas

Alcaldes eternos

En diversas municipalidades pasan y pasan los años y los alcaldes siguen siendo los mismos

No sé si las oficinas de los alcaldes son cómodas, lujosas y poseen una maravillosa vista al exterior, pero algún atractivo deben tener, a juzgar por la forma como algunos inquilinos se atrincheran en ellas.

En diversas municipalidades pasan y pasan los años, y, sin embargo, los alcaldes siguen siendo los mismos, como si se hubieran convertido en parte del mobiliario, de los activos de los ayuntamientos.

De hecho, en la actualidad, hay alcaldes que han permanecido en sus despachos más de dos décadas, y en los comicios municipales del 2020 lograron reelegirse 50 de ellos.

A simple vista, podría pensarse que si una persona se mantiene durante mucho tiempo a la cabeza de un gobierno local es porque ha hecho suficientes méritos a lo largo de su administración.

No dudo que haya alcaldes muy exitosos, que consiguieron incidir en una mejora significativa en los servicios municipales y en la calidad de vida de los ciudadanos.

Sin embargo, basta con observar el ranquin anual sobre gestión municipal, que elabora la Contraloría General de la República, para constatar que ese no es el caso en muchos cantones.

A todas luces resulta inconveniente, entonces, que alcaldes cuyas municipalidades obtengan bajas calificaciones en ese informe permanezcan indefinidamente en el puesto. Pero tampoco parece sano que una persona, por más positiva que pudiera resultar su labor, se apropie del cargo durante tantos años sin dar oportunidad a la alternancia en el poder y la participación ciudadana.

Concentrar el mando por largo tiempo no solo es antidemocrático, sino también peligroso. Tal vez por ello nuestra legislación impide la reelección inmediata del mandatario y los diputados.

En este momento, se debate en la Asamblea Legislativa un proyecto promovido por varias fracciones políticas para prohibir la reelección indefinida de alcaldes, vicealcaldes, regidores y síndicos.

Dicha iniciativa permitiría que esos funcionarios se reelijan una única vez en forma consecutiva y que, para volver a optar por el puesto, deban esperar a que transcurran cuatro años.

Es de imaginar que algunos intentarán bloquear el proyecto, aprovechando la coyuntura electoral. Ojalá los diputados se amarren los pantalones para acabar con los alcaldes eternizados en el cargo.

rmatute@nacion.com

Ronald Matute

Ronald Matute

Tiene amplia experiencia en la cobertura de temas políticos y sociales. Hasta el 2009 se desempeñó como editor de la sección de Sociedad y Servicios. Es licenciado en Periodismo por la UCR. Recibió el premio de La Nación como "Redactor del año" en 1999.