Columnistas

Acelerar la vacunación para lograr la firme recuperación

Los números no están para lanzar las campanas al vuelo todavía

El Banco Central nos dice que la economía está en la senda de una «firme recuperación». El índice mensual de actividad económica (IMAE) de mayo muestra un crecimiento interanual del 12 %. El crecimiento acumulado a mayo ya es del 2,6 %.

Los números, sin embargo, tampoco están como para lanzar las campanas al vuelo. Buena parte del crecimiento se debe al efecto «rebote», al comparar el estado actual con la pésima situación en que se encontraba la economía hace un año. Aun con este mayor crecimiento, la producción a finales del 2021 ni siquiera llegará al nivel anterior a la pandemia.

Además, la recuperación no es igual para todos. Actividades ligadas a los sectores sanitario, de telecomunicaciones y entregas a domicilio son ganadores. Pero el agropecuario, hotelero y comercial, así como el de transporte y los restaurantes aún están en territorio negativo. Como estos son intensivos en contratación de personal, el desempleo sigue muy elevado, lo cual complica más la recuperación de toda la economía.

Los sectores rezagados tienen en común que, en mayor o menor medida, están relacionados con el ingreso de turistas. Y eso va muy lento todavía. Apenas están entrando como la cuarta parte de los que llegaban antes de la pandemia.

Hasta que el riesgo de contagiarse del virus causante de la covid-19 y sus nuevas variantes no disminuya significativamente, mucha gente no se atreverá a viajar como lo hacía antes.

Buena parte de ese riesgo se disminuye mediante la vacunación. Estados Unidos y Europa, los principales orígenes de la mayoría de los turistas que nos visitan, ya tienen cerca de la mitad de su población completamente vacunada. Eso les ha permitido relajar las medidas sanitarias internamente. Incluso se anuncia que Estados Unidos volverá pronto a permitir la entrada de europeos.

Por eso, y con el fin de generar confianza en los turistas que piensan viajar a nuestro país, debemos procurar que, lo más pronto posible, como mínimo, la mitad de los residentes en el país hayan recibido la dosis completa de la vacuna.

Para eso faltaría aplicar cerca de 2,4 millones de dosis adicionales. Ciertamente, la entrada del medio millón de vacunas donadas por Estados Unidos ayuda mucho, pero falta más.

Para recuperar el turismo, y con ello consolidar la «firme recuperación» de la economía, no se puede quitar el pie del acelerador de la vacunación.

lmesalles@ecoanalisis.org

El autor es economista.