Cartas

Cartas: Nos están empobreciendo

La situación económica y social se está complicando bastante en el país. La inflación y las tasas de interés que pactamos con los bancos por los préstamos tienden a un alza muy pronunciada. La cuota del préstamo hipotecario subió en tres meses un 29,2% y pareciera, por las noticias del Banco Central, que no va a parar. A ese ritmo, ¿qué vamos a hacer, entregar la casa al banco?

Según entiendo, el Banco Central sube la TPM para evitar que suba la inflación, pero eso está incidiendo en lo que mencioné anteriormente, las cuotas de los préstamos bancarios. Ir al supermercado se está convirtiendo en un lujo. Entonces, debo dejar de ir al súper para pagar el préstamo, gastar menos en gasolina, etc. El menor gasto genera problemas en los sectores que perciben menos ingresos y además la calidad de vida de las personas disminuye.

El gobierno dice que no puede hacer nada, que todo es importado, pero no sé si es cierto. El gobierno debe tener otras herramientas para controlar la inflación y no castigar tanto a nuestros bolsillos.

Carlos González Fernández, San José

Con la llegada del nuevo ministro de Obras Públicas, inicialmente se percibían esperanzas respecto a su gestión. Sin embargo, su estilo de liderazgo deja mucho que desear. Se ha dedicado a pelearse con todo el mundo, echarles la culpa a todos menos a él, romper contratos y dejar paralizadas las obras que el país necesita.

Siempre, en una gerencia, es mejor construir puentes que quemarlos. Cuestiones tan simples como el corte del césped en las calles no se han solucionado, imaginemos las obras grandes necesarias para el país. El ministro debe ponerse a trabajar y dejar de dar excusas. Las calles son un desastre, necesitamos soluciones, y, con su estilo, dudo que las tengamos.

Giovanni Feoli Sánchez, Curridabat

¿Saben qué? Hablé con la señora de Purral, y está muy enojada. Ya había hablado con Álvaro Ramos, y este le había prometido que iba a arreglar el asunto de la operación que lleva meses esperando. Como ella también tiene influencia en los sindicatos, está organizando un movimiento nacional para paralizar el país. El mismo cuento de todos los años: huelgas, bloqueos, tortuguismo, etc.

Además, está sorprendida y se pregunta por qué el presidente sí pudo aumentar a sus más allegados colaboradores el doble del sueldo, y dice que la bendita regla fiscal solo se aplica a los mortales que tragan menos pinol. Analizando fríamente mi conversación con la señora, tiene razón. Ramos había prometido bajar las listas de espera, entre otras promesas. El aumento de sueldo a ministros y viceministros deja más preguntas que respuestas.

Yo le preguntaría al presidente por qué si trabajó en el Banco Mundial aceptó ser ministro de Hacienda con un paupérrimo sueldo. ¿Será que nuestro presidente imagina que es el dueño de la razón y el que no comparte ese pensamiento queda fuera? Lo de Ramos fue una mala señal para toda Costa Rica, porque apenas llevamos un poquito más de 100 días de un total de 1.460 de su gobierno. Con este pensamiento, en el horizonte se vislumbran tiempos convulsos.

Jorge E. Varela Solís, Moravia

Señores de Liberty, desde el 7 de setiembre hice una gestión por WhatsApp que me tomó varias horas; primero, me atendió un robot y, luego, una asesora. Pese a que me indicaron que en tres días hábiles tendría la solución, aún sigo esperando.

Todo lo que pido es acceso a la sucursal virtual y, como cliente de Nextv, al app Liberty Go, ya que cada vez que lo intento el sistema da error. Mi número de contrato es 782499 y el número de gestión es 1-10206270830. Me extraña que un trámite, aparentemente sencillo, tenga tal grado de complicación.

Álvaro Villalobos Serrano, Desamparados

Estimados lectores: recibimos cartas a la columna también por WhatsApp. El número es 61350204.

Deben enviar copia de la cédula por ambos lados e indicar el cantón donde residen. No publicamos textos si la redacción está enteramente en mayúsculas y tampoco si contienen comentarios ofensivos o lenguaje soez.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.