23 mayo

Los actos bochornosos protagonizados por algunos diputados se han convertido en una verdadera pandemia: intención de bloquear leyes imposibles de ser bloqueadas, discusiones usando términos inadecuados, agresiones verbales y físicas, rebeldía para no acatar normas sanitarias y, para cerrar con broche de oro, los legisladores Núñez, Prendas y Nicolás piden investigaciones y separaciones de miembros del gobierno basándose en información dada por un medio escrito, sin percatarse de que se trataba de una información de fuente anónima y sin sustento firme. ¿Adónde nos dirigimos? La elección y actuación de los legisladores debe tener control ciudadano.

Rodolfo Alfaro Murillo, Heredia

Brasil complejo

En la edición del 15 de mayo, el titular “Brasil acumulará para agosto unos 90.000 fallecimientos por coronavirus” es artificialmente dramático. Se basa en un modelo matemático con variables tal vez dudosas, presenta un rango muy ancho (de 88.000 a 193.000 decesos) y no toma en cuenta la complejidad geográfica y socioeconómica de un país con 212 millones de habitantes, 5.550 municipios (de los cuales un 40 % no tiene un solo caso de covid-19) y 8,5 millones de kilómetros cuadrados de superficie.

Gonzalo Signorelli de Farias, San José

Lecciones en vano

A pesar de las advertencias dejadas por otras pandemias, la humanidad no aprendió las lecciones y hoy pagamos las consecuencias. En estos momentos, cuando empiezan a flexibilizarse las medidas iniciales, alguna gente se comporta como si la amenaza estuviera bajo control, lo cual es falso.

En este caso, la inmunidad de rebaño ideal se logrará cuando el 70 % de la población haya superado la enfermedad. Para nuestro país, con 5.022.000 de habitantes, el 70 % significa 3.515.400 personas.

Al ritmo que llevamos, alcanzar el 70 % demoraría utópicamente unos 678 años. Si se relajan todas las medidas para apresurar el efecto rebaño, existe la certeza de que muchas personas van a morir o, cuando menos, a enfermar gravemente, como en otros países.

Una letalidad de 1,12 % significa que ocurrirán 39.373 muertes, pero las estimaciones mundiales son de un 2,3 %, lo que dejaría un saldo de 80.854 fallecimientos. Antes de morir, un paciente pasa alrededor de 15 días en una unidad de cuidados intensivos.

Recordemos que la Caja Costarricense de Seguro Social dispone solo de 227 camas de este tipo. ¿Quiénes van a ofrecerse de voluntarios? Especialmente los que tienen factores de riesgo.

En el país, el 14,8 % de los mayores de 20 años son diabéticos, el 31,2 % de la población es hipertensa y el 64,5 % tiene sobrepeso u obesidad.

Hasta que no se disponga de una vacuna u otro tratamiento, la opción es cooperar activa, decidida y creativamente con las estrategias de prevención. El derecho a la salud y a la vida es primero, respetando siempre esa prioridad es que se puede procurar una reactivación económica y social.

Robinson Rodríguez Herrera, San Pedro Montes de Oca

Cara a cara

No es un secreto que el mundo va evolucionando a pasos que a veces toma tiempo adaptarse, especialmente cuando son brincos tecnológicos.

Se ha vuelto notable la evolución de la comunicación y, debido a la covid-19, se ha mostrado masivamente cómo la tecnología nos permite vivir sin la comunicación entre personas. Básicamente, surge la idea de una vida virtualizada, pero la realidad va más allá.

La pandemia abre un debate sobre lo que realmente es fundamental para vivir. No es el sustentar las necesidades básicas ni cumplir las obligaciones desde cualquier instancia, eso puede ser funcional a corto plazo, pero a largo plazo se vuelven vitales las interacciones humanas y esto se explica porque la comunicación es más que solamente hablar, también es transmitir con lenguaje corporal y percibir personalmente las cosas.

Es así como una pandemia demuestra que lo que se ha buscado innovar desde hace muchos años en realidad es lo que el ser humano necesita para vivir: la simple presencia cara a cara.

Nicole Araya Cerdas, San Carlos

Grandeza natural

Costa Rica posee flora, fauna, playas, ríos, montañas, bosques y volcanes, y por su cultura estamos entre los principales atractivos turísticos del mundo.

Según el Sexto informe nacional sobre el estado de la biodiversidad, presentado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Costa Rica posee un 6,5 % de la biodiversidad mundial.

En estos momentos, el ICT junto con las empresas privadas debería estar creando alianzas estrategias para que, una vez terminada esta crisis, reactiven el sector turístico. Recomiendo sacarle provecho sin dañar la riqueza natural e innovar.

Jercher Ruiz Elizondo, Limón