8 febrero

La entrada del cable coaxial en mi residencia sufrió un desperfecto. Quedé sin teléfono, sin Internet y sin televisión. Mi hijo llamó al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y, al día siguiente, fui a la agencia Kölbi y me dijeron que la reparación tardaría de 24 a 72 horas. No salí viernes, ni sábado ni lunes aguardando al técnico.

Llegó el martes y no tardó ni media hora en hacer el trabajo. Lo peor de la situación es quedarse esperando porque la institución no da una hora definida de visita.

Jorge H. Jiménez Bustamante, Curridabat

Sonrojo social

En la primera página de la edición del 7 de febrero, La Nación informó de que la evaluación del “99 % de los educadores con nota de ‘bueno’, ‘muy bueno’ o ‘excelente’” era ficticia. Citó: “Durante 13 años, los docentes del MEP recibieron un doble incentivo con base en la ficticia evaluación del desempeño que se realiza anualmente en esa institución”. A cualquiera causa estupor y rubor tal información, pero más a los “profesionales” que gestaron y dieron a luz tal desaguisado.

Doy únicamente una razón de que no son ciertas las evaluaciones: la realidad social, económica y política a la vista. Si fueran correctas, faltaría poco para estar cerca del nivel de Finlandia.

Carlos Masís Acosta, Cartago

Plantar y talar

Entiendo la necesidad de reemplazar las especies de árboles exóticos por nativos, pero puede hacerse de forma paulatina: primero, plantando y, luego, talando.

Es muy triste transitar por la autopista Florencio del Castillo y ver troncos donde hubo frondosos pinos y cipreses.

En la época seca, es aún más desolador ver el paisaje otrora verde y fresco convertido en un desierto amarillo que hiere la vista y desprende temperatura alta, y un polvazal insoportable que tardará años hasta que se reforeste.

Los árboles nos proporcionan oxígeno, atraen las lluvias y nos protegen de la contaminación atmosférica y sónica. ¡Qué lamentable!

Marjorie González Gómez, San José

Espera al ICE

El 15 de enero el teléfono de mi casa dejó de funcionar y he reportado lo ocurrido al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) en varias ocasiones. El 23 de enero nos dijeron que habían asignado un técnico, pero seguimos a la espera.

Julio Badilla Monge, Tibás

Grabar a infractores

Proliferan choferes que incumplen la mayoría de las leyes de tránsito en nuestras narices. Urge una enérgica campaña de educación vial y sanciones para hacer conciencia y reducir el caos y los accidentes. A diario, vemos el irrespeto descarado contra las señales de tránsito, giros no permitidos, circulación de camiones, buses y vehículos lentos por el carril izquierdo, entre otros casos.

La Policía de Tránsito debe habilitar un medio para recibir videos de usuarios que denuncien las infracciones, anotar las placas de los conductores temerarios y registrar los datos de forma actualizada para obtener un mejor criterio en caso de una violación a la ley.

Sería ideal que, por medio de cámaras, se graben los movimientos en las carreteras y caiga el peso de la ley sobre los infractores (algún día sucederá). Especial atención demandan quienes cometen atrocidades con tal de adelantar unos cuantos campos en las interminables presas.

Rodrigo Bustamante Vaz, Escazú

Pronta ayuda

Agradezco a Alexis Caravaca, del Banco Nacional, quien se comunicó conmigo y dio seguimiento a una observación expuesta en este espacio y gestionó mis solicitudes. El funcionario honró su puesto y ayudó a solventar mi inconveniente.

Douglas Romero Alvarado, Vázquez de Coronado

Escríbanos a cartas@nacion.com