27 marzo

En la situación actual, los gobiernos optan por el aislamiento social y la cuarentena como medidas de contención, bajo el lema “Quédate en casa”, llamando a la concientización por los grupos de riesgo, como las personas mayores.

Pero ¿y las personas cuya casa es la calle? Son quienes están más expuestas. Debido a su forma de vida, desarrollan enfermedades como hepatitis y neumonía o pueden infectarse del VIH. Esa es la incertidumbre de un grupo olvidado por gran parte de los gobiernos y la sociedad, que optan por la protección de sus propios intereses.

Son pocos los países que han tomado en cuenta a esa población. En España, se vieron obligados a hacerlo y, en Ecuador, habilitaron refugios para evitar el contagio, aunque sin resultados positivos, ya que tales sitios no reúnen las condiciones para prevenir la transmisión. Es hora de que el gobierno apruebe políticas públicas dirigidas a beneficiar a los sintechos.

Melani Fernández Arce, Grecia

Parte de un todo

En mi rutina de ejercicios, acostumbro visitar el Parque Metropolitano La Sabana. Antes de trotar, oro, y siempre entro en contacto con un árbol, como punto de encuentro con la naturaleza. Pido perdón y misericordia por el daño hecho a los seres vivos. Además, solicito protección para la especie humana. ¡Un simple pensamiento colectivo es capaz de generar una desgracia… o hasta la más bella y creativa situación!

Precisamente, la desconexión con la naturaleza y la falta de humanidad nos conduce a actuar de forma individualista. Somos energía pura y sabia. Naturaleza humana, que las mismas doctrinas han hecho y se han encargado de que actuemos aisladamente de la naturaleza y olvidemos que somos la parte elemental de un todo. Debemos tomar conciencia de que solo somos invitados en este maravilloso y majestuoso ser vivo llamado Tierra.

La enfermedad del coronavirus es una reacción por menospreciar al prójimo y al resto de los seres vivos del planeta. La madre Tierra necesita recuperarse un poco del daño, la contaminación y la destrucción. Esta traslación es un acto de gran misericordia de Dios para que continúe el proyecto del ser humano en el planeta.

José Rugama Hernández, San José

Incentivos estatales

La covid-19 genera extremos. Por un lado, unas personas se quedan sin empleo y, por otro, otras enfrentan grandes tareas que exigen suma concentración, como es el caso del personal médico y los empleados de hospitales.

Así como acuden al gobierno dirigentes de sectores perjudicados por la contracción de su actividad para que los ayuden y logran respuestas inmediatas, considero conveniente que la administración apruebe algún estímulo económico para los trabajadores que atienden en primera línea a los enfermos de este virus altamente contagioso. Merecen, además de nuestro reconocimiento, un premio por su valiosísimo desempeño laboral.

Jaime Morera Monge, Alajuela

Derogar declaración

En momentos cuando se toman medidas para paliar las dificultades debido a la crisis, nadie se ha pronunciado sobre la obligación de presentar la declaración de beneficiarios finales para lo cual hay tiempo hasta el 31 de marzo.

Muchos notarios dispusimos dedicar los últimos 15 días del mes para cumplir la obligación. Esperamos que los clientes nos extiendan los poderes para proceder en su nombre.

Nadie previó que a final del mes se paralizaría el país e íbamos a permanecer en casa. Igual está el resto del mundo. Lo grave es que las sociedades incumplidoras deberán pagar una multa exagerada.

Insto a las autoridades a dejar sin efecto la multa indefinidamente. Apelo a los diputados para derogar la normativa que creó tan complicada obligación, la cual presenta aún más dificultad cuando los titulares de las sociedades viven fuera.

Ricardo Ugarte Mora, San José

Buen uso del agua

El presidente solicitó racionar el agua al lavarnos las manos para evitar un faltante en las fuentes de suministro. No obstante, la presidencia de Acueductos y Alcantarillados sigue sin tomar cartas en el asunto de gestionar que gran parte del agua desperdiciada en el balneario Ojo de Agua —el cual incluso se encuentra cerrado por la covid-19— sea llevada por tubería a Puente de Mulas, que no está a tan larga distancia.

De esa forma, contribuiría a disminuir el racionamiento de agua en los hogares, hospitales, centros laborales, entre otros lugares donde se necesita para lavarse las manos y el consumo.

Luis Gerardo Blanco Salas, San José

Espera depósito

Agradezco que Importadora Monge hiciera válido mi cheque. Ahora, debo esperar de 15 a 22 días para que depositen la diferencia. Me preocupa si cerraron las instalaciones y no pueden depositarme, más en estos momentos de incertidumbre.

Johnny Gaitán Jarquín, Aserrí

Escríbanos a cartas@nacion.com