16 marzo

En Calle Álamos, ubicada en Granadilla Norte de Curridabat, nos racionan el agua desde hace más de dos años, de 7 a. m. a 1 p. m. todos los días. Rogamos mandar a revisar. El agua no llega debido a que una empinada cuesta le resta potencia antes de llegar a la parte de arriba. Si son tan amables actúen con diligencia.

Guillermo Vargas González, Granadilla Norte de Curridabat

Viacrucis en el BP

Soy cliente del Banco Popular desde mediados de 1985 y no había tenido queja alguna de su gestión, hasta inicios de diciembre del año pasado, cuando cambié la antigua tarjeta por la nueva con chip. Tramité en la sucursal del Banco en Hatillo centro, como tenía antes, la deducción automática de los cobros de los dos números telefónicos a mi nombre y los servicios de electricidad y agua.

La funcionaria me dio a firmar el documento, donde revisé que los números telefónicos y el NIS estuvieran correctos, pero aparecía el nombre y la cédula de otra persona, lo cual le hice ver. Ella imprimió otra hoja con la corrección. Ignoro si ya había tramitado en su computadora la gestión con los datos correctos.

El 31 de diciembre, estando en Puntarenas, recibí un mensaje del ICE, donde me comunicaba el atraso en los pagos de mis números telefónicos. Fui al Banco a consultar sobre la situación, pero me dijeron que solo podía hacerlo en Hatillo. Ante mi protesta de que el Banco es uno solo, me permitieron pagar.

En enero, me cortaron el agua por no pagar. Reclamé en la sucursal de Hatillo, me indicaron que estaba solucionado el problema. En febrero me cortaron el agua y la electricidad por tener atrasados los meses de enero y febrero. Nuevamente reclamé en la agencia de Hatillo.

El 14 de marzo me cortaron el agua y Fuerza y Luz tenía ya el corte programado para el día siguiente. En la agencia de Hatillo me explicaron que el problema está en el área de tarjetas; de hecho, dejé la queja en Servicio al Cliente, donde alegan tener de 5 a 31 días para atender mi gestión. Creo que debo cambiar de banco.

Arnoldo Hernández Solano, Hatillo

Aumento sin explicación

En noviembre contratamos, en la oficina de Terramall, el servicio Kölbi Hogar TV. Como ya teníamos Internet de ellos mismos, nos ofrecieron un paquete con los tres servicios: cable, Internet de 30 MB y telefonía fija. La oferta nos pareció atractiva, entonces, añadimos TV full HD en cuatro televisores, dos de los cuales eran de cortesía. Lo anterior se nos ofreció por un año y por ¢37.000 más o menos.

Pagamos esa suma durante cuatro meses hasta que en el recibo de este mes nos cobraron ¢53.000. De nada valen solicitudes de estudio del caso ni llamadas telefónicas. “Pague señor”, fue la respuesta que obtuvimos.

Adolfo J. Ortega Quirós, San José

Caos en Limón

Estoy preocupado por los acontecimientos en el país, por ejemplo, el desempleo que está experimentando la población de Limón. Se le achaca a la apertura de la terminal de contenedores operada por la APM Terminals. Considero que faltó un alto grado de previsión y planificación por parte del gobierno, Japdeva, los trabajadores, la empresa privada y de toda la comunidad limonense.

Si se firmó la concesión hace aproximadamente ocho años y se sabía de posibles consecuencias socioeconómicas, ¿por qué no se hizo nada? Los costarricenses deben ser más intuitivos, leer, investigar, promover y estudiar con detalle estas y futuras situaciones para adelantarse a las consecuencias.

Mario A. Villalobos Jiménez, Limón

Aguacates y Venezuela

Parece increíble que Costa Rica sea incapaz de negociar con México el desacuerdo por el ingreso de aguacates Hass. Va a gastar alrededor de $600.000 solo en defender los alegatos del país. No estamos para seguir despilfarrando el dinero de los contribuyentes.

Como punto y aparte, con la posición del presidente Alvarado ante el Grupo de Lima sobre el desastre de Venezuela, me parece que perdió todas las medallas que había ganado. No es cierto que el grupo apoye la intervención armada, pero de todas formas, ante los crímenes de Maduro, los países democráticos deberían estar abiertos a todas las opciones con el fin de sacar a ese tirano que está masacrando a su pueblo.

Henry Martínez Gallo, San José