31 marzo

Previendo el desabastecimiento mundial que podría generar la pandemia del coronavirus, los productores —respetando los protocolos sanitarios— deben empeñarse en incrementar la producción en todos los campos. De tal forma, abastecerán de productos para alimentar al mundo, que despertará hambriento de la emergencia sanitaria.

De esta forma, se atraerá una gran cantidad de divisas para la recuperación económica. Comprendo que no es fácil, pero la expectativa justifica el esfuerzo.

René Roblero Rodríguez, Alajuela

Compra de alcohol

Quiero saber en cuál rango califico para comprar alcohol en gel. Desde el primer día de abierta la plataforma Costa Rica Previene, he intentado sin resultados. Me alegré la semana pasada tras el anuncio de que iba a habilitarse la venta de acuerdo con la clasificación por cédula, y más cuando establecieron los sábados y lunes como días de compra para adultos mayores. Mi frustración disminuyó. El sábado conseguí entrar, registrar mis datos y, de un solo golpe, la página me indicó un error porque no era el día de mi turno.

Luego de tanta espera y con necesidad del producto, ¿cuál día me corresponde con 74 años? Me disculpan si elevaron la edad para calificar como adulta mayor y no me enteré.

Jeannette Badilla Gutiérrez, Santa Ana

Cambio urgente

Costa Rica aprenderá que la forma de administrar los recursos en el gobierno tiene graves problemas por decisiones políticas y populistas. En una entrevista con La Nación, Francisco de Paula Gutiérrez ha hecho clara referencia a las malas prácticas del pasado y que todos conocemos. Es imperativo un cambio del que nadie quiere hablar para obtener salud económica.

Las políticas del gobierno en empleo, reducción del gasto, duplicación de funciones, instituciones ineficientes e inoperantes y otras más deben definirse pronto. El costo recae en los sectores productivos que quedarán muy afectados después de la pandemia y la recuperación será muy lenta.

Bernardino Rojas Sánchez, Liberia

Sin el presidente

En relación con la crisis del coronavirus, las conferencias de prensa deberían ser lideradas por el ministro de Salud, ya que, hasta el momento, confiamos en su honradez y veracidad. Debido a la confianza, un llamado a quedarnos en casa por parte del ministro es muy diferente porque el del mandatario se percibe como protagonismo político y podría ocasionar un efecto contraproducente.

El presidente debería limitarse a asumir su responsabilidad sobre las propuestas dirigidas a la Asamblea Legislativa para sobrellevar la crisis, y esta encargarse de lo propio y velar, junto con otras instituciones, por que los recursos recaudados mediante las propuestas aprobadas se destinen a ayudar a los más afectados por el aislamiento social y no al despilfarro, en un país con un déficit fiscal inmanejable desde muchos años antes de la pandemia. Gracias a la mayoría de los legisladores la situación no está peor.

José Madrigal Agüero, Moravia

Error en cuenta

Hace casi tres semanas, me registré en línea, pero un error en mi cuenta de Medismart no me permite ingresar a la página en Internet. Por más que he tenido cinco conversaciones con el personal de servicio al cliente, he enviado capturas de pantalla del error de programación y hasta he comunicado que el problema puede solucionarse en dos minutos, la respuesta siempre es la misma. Me indican que hablaron con un supervisor, que el caso se registró en el departamento correspondiente y que me llamarán.

¿Por qué debo esperar tres semanas para que me solucionen algo tan trivial? Que alguien me dé solución.

Jorge Asch Revilla, Moravia

Campanas calladas

Estamos aislados en las casas cumpliendo un voto de humildad debido a un peligro inesperado que puso a todo el mundo de rodillas. Aun los más poderosos sienten temblar la economía y se vuelven solidarios.

El aislamiento obligatorio impulsa a mantenernos comunicados e informados. Tratamos de vivir el día a día y establecer nuevas rutinas, con la esperanza de que los números den señas de que en algún momento podremos regresar a la tan criticada “zona de confort”.

El silencio aumenta en las calles, las campanas de las iglesias callaron y extraño su repicar, sonido que para los creyentes católicos, y para muchos que no lo son, representa un símbolo de apoyo espiritual.

Cada comunidad católica está orgullosa de cómo suenan sus campanas, que señalan el toque del ángelus e invitan a la misa u otros acontecimientos relevantes. Durante la bendición de las campanas, el ritual romano expresa: “Que la fe y la piedad del pueblo crezcan cada vez más fuertes siempre que escuche las campanas”. No necesito las campanas para saber la hora, pero sí quiero escuchar en estos días santos su melodioso sonido para transmitir un mensaje de esperanza.

Silvia Gagneten Barbetta, Rohrmoser

Escríbanos a cartas@nacion.com