5 diciembre

Reclamo de tarjetahabiente

Mi tarjeta Centurión de Credomatic me obliga a un consumo mínimo mensual de $500 para no pagar un cargo administrativo. Sin embargo, a pesar de cumplir con esa condición, los dos meses anteriores Credomatic no efectuó el cobro antes de la fecha de corte. Mi contrato dice que estoy obligado a hacer la compra y no a depender de que el comercio haga esa gestión. El Departamento de Atención Preferente me dejó saber que me harán el favor de solicitar un visto bueno con un superior para evitar el cargo. Es el cliente quien debe hacer múltiples gestiones para eliminar un cobro que no procede. Con ellos es siempre el cliente quien lleva las de perder.

Cada vez que llamo, los escucho decir “le vamos a ayudar”, “vamos a colaborarle”, pero no es así. Deben hacer bien los trámites y cumplir con su parte del contrato, no es ningún favor.

Luis A. Ramírez Jiménez, San José

Campaña sin logros

Hace poco participé en una encuesta del Consejo de Seguridad Vial (Cosevi) para medir la percepción pública de la campaña “El chasis sos vos”, la cual trata de que los motociclistas cobren conciencia del peligro que corren si incumplen las normas de tránsito.

El impacto de la campaña es bajo o nulo; sin embargo, los motociclistas tienen un grado de organización y ciertos líderes que motivan su unión, como las luchas contra el aumento del marchamo. Es más factible transmitir mensajes por medio del gremio. El INS, la Aresep y el MOPT pueden estructurar un plan de motivación con incentivos para los motociclistas que mantengan una conducción limpia de accidentes e infracciones durante un año, y premiarlos con equipo básico de seguridad y una reducción en el pago del seguro obligatorio.

Mario A. Villalobos Jiménez, Heredia

Casos opuestos

Una gran maldad”, tituló el periodista Armando Mayorga su columna “Buenos Días” del 22 de noviembre, por los ¢2.200 millones que cada día se destinan al pago de los docentes en huelga. Luego vino el desastre en las pruebas de bachillerato. Esta vergonzosa e irracional huelga arrasó con todo a su paso; violó los más sagrados derechos y valores del ser costarricense. La salud y la educación fueron pisoteadas, irónicamente, por los que dicen tener vocación de servicio.

Las autoridades deberían hacer un alto en el camino y replantear una reforma del Estado. No puede ser que los “profesionales” de las calles sigan haciendo lo que quieran y no pase nada.

Por fortuna, ese ser costarricense siempre está presente en los momentos requeridos. Alumnos y educadores del colegio Yurusti de Santo Domingo dijeron presente y en sus horas libres fueron en auxilio de los estudiantes de la escuela Félix Arcadio Montero. Con letras de oro se debe resaltar al personal administrativo y docente de la escuela de Cipreses de Oreamuno, por su sentido de responsabilidad, vocación y humanismo, al haber rechazado el irresponsable llamado a la huelga.

Halley Castro Ramírez, barrio México

Burla para el pueblo

El nombramiento del nuevo gerente del Banco Nacional de Costa Rica se hizo de manera directa, no se le nombró por concurso, a pesar de que se abrió, lo cual es una burla para quienes participaron.

Esa es la vía rápida de los políticos, amparados por leyes, lejos de la participación ciudadana de otros profesionales en igualdad de condiciones. Lo otro es el salario: ¢9,5 millones. ¡La crisis no es para todos! En materia salarial tenemos instituciones públicas muy alejadas unas de otras.

Mario Valverde Montoya, San Rafael de Montes de Oca

Defensa de salarios

No sé por qué tengo el presentimiento de que los educadores que ganan menos son quienes no participaron en la huelga porque necesitan su trabajo, y lo hacen con esmero y dedicación (vocación) y son conscientes de la importancia de mantenerse en las aulas enseñando materia y principios a sus estudiantes.

Se confirma que solo defendían su privilegios salariales y son culpables de la situación económica que vive el país.

Rafael A. Fallas Garbanzo, Cartago