24 junio

Estoy cansado de ir todos los años a las oficinas de Acueductos y Alcantarillados (AyA) a hacer largas filas para presentar reclamos por los cobros abusivos de más de ¢100.000 o ¢200.000, porque el Instituto, sin pena y sin disculparse, siempre aumenta mi tarifa.

La factura actual es por ¢148.858 y vence este 25 de junio. Espero que la Defensoría de los Habitantes y la Dirección de Apoyo al Consumidor intervengan.

Edwin Fernández Gamboa, Montes de Oca

Autos frente a escuela

Gran cantidad de gente estacionó ayer sus vehículos hasta en las aceras enfrente de la escuela de San Francisco de Dos Ríos. Eran padres y madres de los alumnos que iban por los alimentos para los niños que no están asistiendo a clases.

El que la mayoría posea buen auto indica que no todos tienen necesidad de esos alimentos. Leyendo la nota sobre la existencia en nuestro país de 23.700 hogares en pobreza a los que el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) ayuda con ¢50.000 mensuales, pensé en lo injusta que es la vida, pero, para no pecar de malpensado, me consuela la idea de que, posiblemente, muchos de esos padres y madres, a su vez, repartirán esos alimentos a la población pobre del distrito que, todos sabemos, es abundante.

Orlando Jiménez Chaves, San José

Dejar al ministro

En lugar de proponer al ministro Daniel Salas como candidato a la presidencia, de quien no hay duda posee capacidad de liderazgo gracias al amplio y comprobado conocimiento en la materia de salud y de su eficiencia y eficacia en el manejo de la pandemia, más bien, debe pensarse que quien gane la presidencia, del partido que sea, garantice que un ministro de esta estatura permanezca en el cargo.

Cada uno debe asumir el papel para el cual fue formado y traigo a colación cuando el Centro de Estudios Democráticos para América Latina coadyuvaba en la formación de los líderes políticos de la región.

Cuando la práctica fue abandonada, comenzó la carencia de liderazgo político y de estadistas. No apliquemos el principio de Peter, quien lo formuló siendo catedrático de la Universidad del Sur de California en 1969: en una jerarquía, todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia.

Fernando Villalobos Sole, San José

Malestar herediano

Hace unos días, a causa del malestar de unos 3.000 heredianos por el aumento desmedido de los recibos y el nuevo ajuste solicitado a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), busqué en la página de la compañía quiénes son los miembros de la Junta Directiva y, casualmente, uno de ellos es una persona conocida, de mi barrio de infancia.

Por medio de Facebook, le consulté qué estaba ocurriendo y, posteriormente, me llamó y su respuesta fue que los heredianos nunca nos hemos quejado de los aumentos y me contó algunas cosas más.

Participé de forma virtual en la sesión del Concejo Municipal en la cual se mandó a llamar al gerente general de la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH) con el fin de que diera cuentas por el malestar de la comunidad herediana y mi conclusión es que todos se tapan con la misma cobija.

Estamos indefensos. La Aresep, que en teoría debe velar por tarifas justas, ni siquiera se pronuncia al respecto.

Jorge A. Córdoba Herrera, Heredia

Cumplir metas

La vida siempre da oportunidades. Depende de nosotros y de nuestra actitud ponerlas de nuestro lado. A mí me fue muy bien y hoy tengo cumplidos mis principales sueños. Tengo una familia, logré desarrollarme en una profesión, soy independiente y llegué a una vejez feliz, dentro de todo.

Mi papá decía que ponerse fechas como objetivos para cumplir metas ayuda mucho a esforzarse y a hacer, para luego tener otra fecha por delante y hacer más.

Las fechas simbolizan momentos que nos recuerdan acontecimientos, cumpleaños, aniversarios, triunfos, fracasos, en fin, muchas cosas propias de la vida misma. En este caso, puse como fecha de mi retiro del trabajo mi propio día de cumpleaños. Será el día oficial en que dejaré de ser empresario y publicista.

Claro, estaré dispuesto a dar consejos o a hablar. Mis hijos han recibido mi legado de emprendedores con propósito y me han dejado, cada uno, un lugar en sus empresas para que sienta que tengo una oficina, como se usaba antes, para leer, dibujar o pasar el rato.

Me queda el orgullo de haber sido el iniciador de un proyecto independiente que dio trabajo a más de 300 personas y haber servido con esmero a muchas empresas e instituciones en su publicidad por casi 40 años ininterrumpidos en Costa Rica.

He escrito cerca de 200 o más artículos sobre el tema y, lo principal, gané el primer premio a la constancia ante mis seres queridos. Ya tengo mi próxima fecha apuntada y eso me ilusiona.

Gustavo Halsband, San José

Escríbanos a cartas@nacion.com.