15 marzo

Correos de Costa Rica tiene un app y una página en Internet que no entiendo. Hay una parte donde uno paga con tarjeta y hasta ahí llego porque pasan meses y meses y no sé nada del paquete. No comprendo cómo van a repartir alcohol y medicinas si nunca llegan los envíos.

Luis F. Bermúdez Esquivel, Alajuelita

Las 200 camas

El presidente de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Román Macaya, asegura que el país cuenta con más de 200 camas para utilizarlas si la pandemia dura más de lo previsto.

Como es sabido por todos, en los hospitales no hay campo y muchos pacientes son atendidos en los pasillos. Las 200 camas de las cuales habla Macaya son las que desocuparán enviando a la casas a pacientes internados que, según su criterio, pueden ser atendidos por familiares.

¿Por qué no habla de construir un hospital con capacidad suficiente para atender en forma adecuada a enfermos cuya espera ya llega a los seis meses? Va a desnudar un santo para vestir otro.

Fernando Cordero Alvarado, San José

Tiempo de rectificar

Ninguna institución ni ningún partido hacen grande un país, son las personas con su capacidad y sus valores. Equivocarse no es de ignorantes. Es de ignorantes equivocarse y no aprender de los errores. Puede, por tanto, el presidente, rectificar el camino cambiando las estructuras de su gobierno que tanto daño les han hecho a su gobierno y a Costa Rica, y, amparados al artículo 36 de la Constitución, irresponsablemente tratan de encubrir su incapacidad y sus errores sin rendir cuentas a la ciudadanía de sus desaciertos.

.Aún tiene oportunidad de levantar su frente con dignidad tendiéndoles la mano a valiosos ciudadanos capaces y honestos, quienes, junto con el ministro Rodolfo Méndez Mata, con mucha sabiduría sacarán al país adelante para el bienestar no de un partido, sino de las futuras generaciones.

Alvaro E. Vallejo Fuentes, Heredia

Atención médica

Costa Rica debe estar orgullosa del personal de salud, en especial del equipo del hospital San Rafael de Alajuela. Ellos afrontan en primera línea todos los días, con singular entereza, lo que muchos no podríamos, y quizás no tendríamos el valor de hacer: combatir el covid-19.

Son hombres y mujeres con familia, algunos de ellos en el grupo de alto riesgo, pero su labor de servicio y compromiso por el bienestar de la población es inmenso.

Más aún, cuentan con resistencia, más que agradecimiento de las personas a quienes han servido o servirán. No se rinden, no claudican. Su cuerpo y su mente afrontan largas jornadas de trabajo. Pues yo, como miembro de la sociedad, me pongo de pie, me quito el sombrero y les brindo un inmenso y sonoro aplauso. Porque, sencillamente, van más allá de un salario. Se llama amor. Amor a su profesión y amor al prójimo.

Mario Miranda Murillo, Poás de Alajuela

Bases de datos

Las unidades de análisis de datos se usan en países del primer mundo para mejorar la calidad de los servicios de salud y seguridad, la infraestructura y la economía. Evitan corrupción, evasión de impuestos y delitos que se cometen “bajo la mesa”.

Es cierto que el gobierno debió transparentar el trabajo de la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD); sin embargo, todos perdimos una oportunidad de mejorar el país. Se ha dicho que esa oficina se creó para “espiarnos” y conseguir nuestra información confidencial.

Aun así, parece que existe un olvido colectivo de los escándalos estadounidenses de ciberespionaje internacional por parte de sus agencias de seguridad, que, a pesar de violar totalmente el derecho a la privacidad de millones de personas, son programas que han beneficiado ese país en muchos aspectos y reflejan que en un mundo globalizado a todos no es posible acceder a la información que deseemos haciendo un solo clic.

Juan Pablo Vargas Vargas, San José

Pagos por Internet

Agradezco a Alexis Caravaca, de la Contraloría de Servicios, y a Tommy Aguilar, de Informática, porque en menos de una hora solucionaron el problema que tenía con Internet Banking, del Banco Nacional. Ya puedo usar mi token celular y hacer los pagos. También doy gracias a “Cartas a la columna”, de La Nación, por ser un medio muy eficaz para dar a conocer los problemas de los usuarios y recibir pronta respuesta.

Andrea Chaves Villalobos, Goicoechea