12 marzo

Es inaudito que desde el 7 de marzo no pueda ingresar a la plataforma del Banco Nacional para hacer pagos y trámites.

Llamo y espero 20 minutos en línea y, al final, no resuelven nada. Hago fila, pago en cajas y cobran ¢350 de comisión por una transacción que haría a través de Internet si la plataforma funcionara. Fui a Información y me indicaron que no hay nada que hacer.

Además, el token del celular es difícil de usar. He tratado de resolver el inconveniente varias veces, he ido a una sucursal y nada, y ahora menos porque la página no funciona.

Andrea Chaves Villalobos, Goicoechea

Reglas absurdas

Las respuestas del gobierno a la crisis del coronavirus no solo son insuficientes para prevenir la enfermedad, sino que carecen de sentido común. Mi esposo vive en un hogar, adonde voy dos veces al día para ayudarle con el almuerzo y el té. Vivo sola y no tenemos parientes o amigos que lo visiten. En el hogar cumplen la regla del gobierno de no permitir más de tres visitas al día.

Lo ridículo es que llegan tres grupos de trabajadores, quienes vienen de ver a sus familias, usan transporte público y, probablemente, estén más expuestos a entrar en contacto con el virus que otras personas. Más ridículo todavía es que a una señorita que acababa de arribar de los Estados Unidos y estuvo en aeropuertos donde la enfermedad está más extendida no le negaron la entrada. Tampoco a un amigo que no es pariente.

No tiene sentido negar la compañía a la esposa de un hombre de 92 años que necesita ayuda para comer y en un lugar en el cual hace falta empleados. La regla debe cambiarse.

Jean Ruth Redmond, San Vicente de Moravia

Días sin cable

El servicio de Cabletica no sirve desde la tarde del miércoles. Luego de esperar poco más de media hora para ser atendido, me informaron de que no hay ninguna avería en el barrio y deben agendar una visita, pero que, mientras tanto, estaría sin señal.

Parece mentira que clientes de tantos años y con el pago al día reciban tal respuesta, más si en el próximo recibo no me van a rebajar los días sin cable.

Allan Montagne Montero, San José

Deterioro vial

El trajín de conducir todos los días ocasiona, poco a poco, un desgaste psicológico y emocional debido a lo que se ve en carretera.

Me preparo y me encomiendo a Dios. Es en las calles donde se demuestra el poco nivel educativo de los costarricenses. Ahí, somos lo que somos.

Con responsabilidad y conociendo los medios, me ajusto a la realidad, el miedo, la inseguridad y el temor. No existe control, no hay policías, o son tan pocos que a veces paso tres meses por el mismo sitio sin ver alguno.

Existe una zozobra, una incomodidad, una angustia, que se convierte en amenaza constante.

Muchos conductores no hacen los altos, se estacionan donde sea, no encienden las señales de advertencia, circulan en los carriles de los autobuses o pasan cerca de las escuelas a velocidades temerarias. No existe la cortesía.

Se suma el deterioro de las carreteras, la falta de señalización, las calles sin pintar, las indicaciones incorrectas, la división de carriles y las presas interminables.

Martín Marín, Heredia

Parar desperdicio

Hace más de 10 años sugerí a la Universidad de Costa Rica y también a instituciones del Estado, al ver el desperdicio de agua en época seca, contar con tanques de almacenamiento para ser llenados durante la temporada lluviosa, con el objetivo de paliar la escasez cuando merman las precipitaciones.

Eso solucionaría, en parte, la difícil situación en Hatillo, Santo Domingo y Guanacaste, entre otros lugares. Además, recomendé imponer fuertes multas para quienes lavan aceras o autos utilizando gran cantidad de agua.

Marjorie González Gómez, San José

Caso UPAD

La Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD) representa un arma de suma relevancia en la toma de decisiones destinadas a mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos. Sin una base de datos de la población, que indique su situación real, no es posible hacer una buena planificación ni dar servicios adecuados según las características de las poblaciones. No se trata de una unidad de espionaje ni de control, como nos han dicho.

Se ha criticado la puesta en marcha de proyectos sin fundamento técnico y que resultaron funestos, como la trocha fronteriza. ¿Queremos seguir caminando en esa dirección?

Agradezco la intención del presidente al crear dicha unidad. Rechazo las intervenciones de la defensora de los habitantes y de algunos diputados, quienes opinan precipitadamente, sin conocimiento de causa. Desconozco los motivos, pero, si es por obtener rédito político, se olvidan de Costa Rica.

Lamento también que varios diputados y algunos de sus fans se empeñen en desacreditar por todos los frentes al gobierno de turno. No es el autobús que lleva a Zapote. Que la patria los juzgue. Los costarricenses ya no comemos ni confites ni cuento. Estoy seguro de que el Ministerio Público aclarará la verdad sobre la UPAD.

Rodolfo Alfaro Murillo, Belén de Heredia

Escríbanos a cartas@nacion.com