30 junio

Soy copropietario de un comercio de ropa ubicado en el bulevar de la avenida central desde hace veinte años. Somos parte de una de las actividades económicas más afectadas por el embate de la covid-19. Hemos cumplido todos lo lineamientos, restricciones y órdenes de cierre temporales, tanto voluntarios como los emitidos por el Ministerio de Salud, con el objeto de salvaguardar la salud de colaboradores y clientes.

Financieramente, es extremadamente difícil mantener salarios, cargas sociales y otras obligaciones al día, pero hemos hecho todo el esfuerzo para minimizar el golpe salarial a quienes integramos la empresa. Conscientes de que la situación es muy delicada, y sabiendo que la salud es primero, necesitamos aumentar ingresos con más horarios de apertura.

Necesitamos abrir los fines de semana para acercarnos al punto de equilibrio que ayude a superar la situación. Sin ingresos, existe un límite de tiempo para permanecer como empresa activa.

Es ilógico que los locales ubicados a un lado de la acera puedan operar porque son parte del distrito Carmen y a los situados unos metros al frente, sobre el mismo bulevar, no nos dejen porque, según la división territorial, pertenecemos al distrito Catedral, el cual está en alerta amarilla. La medida favorece a una parte del comercio y resta competitividad a la otra.

Eduardo Violet Bello, San José

Problema vial

El lunes, a las 7:30 a. m., hubo una larga presa desde el parque de la Paz hasta el Walmart de San Sebastián debido a un operativo del Tránsito.

Las acciones de control son frecuentes en ambos sentidos de la carretera, lo cual afecta la fluidez que supuestamente produjeron las obras en las Garantías Sociales.

Algo parecido, y muy caro (más de ¢15 millones), es la otra ocurrencia de las mismas autoridades que bautizaron el “diamante” enfrente de las oficinas del BAC San José y el Centro Israelita, en Pavas, un invento mediante el cual nos obligan a circular en contravía, con el supuesto fin de facilitarnos la entrada y salida a la carretera de Circunvalación.

La demarcación agrava el tránsito en la carretera principal de Pavas, y más lo será con un carril exclusivo para buses en tramos de 25 o 50 metros con una demarcación con numerosas flechas.

Leonel Fonseca Cubillo, Rohrmoser, Pavas

Cuidar el planeta

La segunda encíclica del papa Francisco Laudato si (alabado seas en español) sobre el cuidado de la casa común, la madre Tierra, debería ser un manuscrito de lectura obligatoria y análisis cognitivo y perceptivo en primaria, secundaria y humanidades, sin importar credo, cultura e ideología.

Despliega una travesía con datos científicos por todos los problemas ambientales, ecológicos, sociales y distributivos, y acerca del daño irracional e irreparable causado por los humanos a la biodiversidad.

Si bien en los últimos tiempos ha aumentado la sensibilidad con respecto al ambiente y al cuidado de nuestra casa, moralmente se impone la creación de nuevos estilos de vida, como tregua y paliación a los actuales sistemas de producción y consumo, hacia una conversión al humanismo, la ética y la sostenibilidad global.

La relación solidaria tierra-humano-sociedad es inescrutable y consustancial. Somos elemento esencial de la naturaleza, a la cual debemos honrar, proteger y conservar con frenesí, sabiduría, lealtad, esperanza y apego.

José Rugama Hernández, San José

Sin justificación

La reducción de los ingresos de la Junta de Protección Social (JPS) en casi ¢6.000 millones debido a la pandemia perjudica a organizaciones a cargo de personas con discapacidad, niños, adolescentes y adultos mayores en riesgo social.

Sin embargo, a pesar del golpe económico, en forma paradójica, la Junta, cuya misión es ayudar a los más necesitados, presupuesta ¢80 millones para invertirlos en publicidad y actividades superfluas con el propósito de celebrar sus 175 años de fundación.

Es contradictorio tal derroche de fondos públicos cuando la institución enfrenta una situación económica difícil a causa de la caída en las ventas.

Es urgente que como institución de bien social se soque la faja y dé un buen ejemplo manejando su dinero con responsabilidad y sin olvidar a su población objetivo.

Ramiro H. Jiménez Rodríguez, Moravia