16 junio

Los domingos y feriados, particularmente, y coincidiendo con el horario de las misas, conductores irresponsables estacionan sus vehículos en las salidas de propiedades o garajes y obstruyen el libre tránsito de las personas, especialmente, de discapacitados y adultos mayores. Para ir a sus actividades religiosas violan los derechos de los demás.

Al reportar el problema a la delegación de Tránsito o de Policía, contestan que no disponen de suficientes oficiales, lo cual es paradójico en un cantón con alto crecimiento económico y donde los impuestos municipales que se pagan son considerables. Algo similar se puede decir de los impuestos correspondientes al derecho de circulación.

La impunidad, el gamberrismo y la violencia en las precarias calles del país, saturadas de vehículos, no se va a solucionar a menos que se aumente la cantidad de oficiales, se instalen cámaras de seguridad y las denuncias de los ciudadanos sean escuchadas para que la ley se cumpla. Se necesitan soluciones inmediatas, pues nada se logrará con vanas y cansinas promesas en cada campaña electoral.

Robinson Rodríguez Herrera

San Pedro de Montes de Oca

Reforma educativa

Infinidad de veces, sabiendo que me había jubilado como educador y seguía formándome, me preguntaban qué opinaba yo de la educación costarricense. Daba una serie de razones de por qué era mala. Eso generaba una discusión enorme con la gente que estaba en desacuerdo conmigo, y me daban múltiples razones de por qué era buena.

Por cansancio de oír a un grupo de gente opinar, sin mínima preparación en educación, opté por responderles: Observen detenidamente la realidad porque no miente. Se acabaron las discusiones y las deplorables excusas. Ahora, que hablan tímidamente de una reforma educativa, el ministerio y los sindicatos deben tener en cuenta algunas cosas esenciales: el sistema educativo es, como bien se dice, un sistema, y toda modificación en alguno de sus componentes, desde preescolar hasta la enseñanza superior, incluidos docentes y administrativos, lo afectará; una “reforma científica” implica analizar lo que se ha hecho históricamente y, lo más relevante, por qué han fracasado; el sistema que van a “reformar” está basado en un modelo basado en enseñanza y no en aprendizaje, como debería ser; en el grado universitario existe la indigna costumbre de contratar a profesionales sin la mínima capacitación en docencia superior; la “reforma” debe tener, como referente, lo que dice la ciencia, la neuropedagogía; las escuelas de Educación, sus planes de estudio y la misma selección de docentes deben mejorar sustancialmente; y el docente, con los aportes de la ciencia y la tecnología, está obsoleto.

Carlos Masís Acosta

Cartago

Inflación y pensiones

Con respecto a la carta de Gerardo Arias G., publicada ayer, sobre el aumento a las pensiones del Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte de la Caja Costarricense de Seguro Social, estoy de acuerdo con que de enero a abril sufrimos la inflación y no nos están reconociendo eso. No se puede discriminar de esa manera a las personas de la tercera edad.

Hernán Aguilar Segura

Monterrey de Montes de Oca

Incoherencia

No se entiende la política del gobierno. Por un lado, hablan de reactivar la economía tomando medidas como bajar las tasas de interés, pero, por otro, el Banco Central viene subiendo la tasa básica pasiva desde hace varias semanas.

Está claro que el Central tiene autonomía, pero, además de la inflación, parte de sus objetivos debería ser el empleo pleno. Subir la tasa básica pasiva utilizada como referencia para préstamos significa, por ejemplo, que los bancos estatales aumenten sus ganancias para pagar bonos a sus empleados, sin tomar en cuenta que esto disminuye, en cierto modo, la posibilidad de más empleo que se generaría mediante la reactivación económica y, posiblemente, más bien se estaría incrementando la morosidad. ¿Por qué la incoherencia?

Marco A. Sáenz Elizondo

Mata Redonda

Otra cárcel

Doble cárcel para presos políticos: primero, por manifestarse contra las políticas de Ortega, se les aprisionó en condiciones infrahumanas, y ahora inventaron otro tipo de cárcel, la “amnistía”, con todo tipo de prohibiciones para manifestarse o reunirse en oposición.

Daniel Ortega olvida las luchas de los 70, por igual restricción a la libertad de expresión y reunión impuesta por la dictadura. Hasta sus amigos sandinistas lo han abandonado y está solo con los paramilitares, que en nada se diferencian de la Policía y los militares de choque de la vieja guardia somocista. Ortega olvidó la historia.

Mario Valverde Montoya

San Rafael de Montes de Oca

PANI sin culpa

El fallecimiento de dos niños agredidos por sus padres puso el foco en las responsabilidades del Patronato Nacional de la Infancia (PANI). La acusación no es del todo racional, y paso a justificarlo. La responsabilidad directa del cuidado del niño corresponde a los progenitores y, en ausencia de ellos, a algún miembro de la familia. Solo en casos de extrema necesidad se recurre al PANI.

Pero cuando ocurre maltrato infantil, los vecinos deben intervenir y, si por temor no lo hacen en forma directa, apresurarse a formular la denuncia a las autoridades encargadas por medio del 911. Es natural que a veces el seguimiento protector de seres agredidos sea difícil por muchas razones porque después de la intervención del PANI, y el apoyo multidisciplinario a la familia y a los infantes, como quien dice, normalizada la situación familiar, el niño retorna a sus padres. La falla estaría entonces en el seguimiento y la vigilancia.

Orlando Morales

San José