2 mayo

Lo ocurrido a un adulto mayor, falsamente vacunado, merece consideraciones más allá de las sanciones penales y administrativas. Para este grupo etario la Constitución dispone una protección especial y la jurisprudencia de la Sala Constitucional define el derecho a la salud como fundamental.

No se trata solo de un incumplimiento de deberes. Menos aún debe presuponerse, como es usual, que faltas similares en centros de salud se tramiten y sancionen basándose en conceptos administrativo-laborales internos.

Dado que la Caja no tiene competencia para resolver en materia de derechos fundamentales, procede una reforma para que en estos casos intervengan el Conapam o, cuando los perjudicados sean menores de edad, el PANI. Normas para la indemnización podrían ser eficaces a fin de prevenir.

Jorge Herrera Fernández, Alajuela

Tampoco obtiene cita

Coincido con lo indicado por Néstor Cubillo Barrantes en su carta del 1.° de mayo. En Coopesana, Escazú, desde que incorporaron el EDUS, no hay manera de obtener una cita a través de la aplicación, independientemente de la hora en que se intente.

A pesar de que lo digital nos alcanzó, la consigna parece ser «madrugue, haga fila y tenga paciencia, a lo mejor ese día logra la cita». ¿Será más bien que no hay disposición?

Miguel Colmenares Montilla, Escazú

Derrotado por Correos

Antes de diciembre compré por la red dos unidades de un pequeño artilugio —ni eléctrico ni mecánico— con el fin de hacer un regalito útil. La cuenta no pasaba de $60. El proveedor no informó de que el paquetito pasaría por las manos infernales de Correos de Costa Rica —«estación» de Santa Marta, Montes de Oca—, donde fue tragado por el hueco negro de la estulticia o de… bueno, como dice el dicho colombiano, «piensa lo peor y acertarás».

Desde hace ya casi seis meses recibo regularmente el «llamado» a utilizar los servicios de una entidad privada que me ahorraría el viaje a Santa Marta y, sospechosamente, no hay manera de retirarlo personalmente. Lo peor es que han diseñado un sistema de entrega a domicilio totalmente despersonalizado, imposible de superar en su arcaica y, al parecer, malintencionada complejidad, supuestamente a cargo de un individuo solo abordable por correo electrónico que resultó más inútil que un muelle para yates en el cráter del Irazú.

Intenté innumerables veces seguir las instrucciones del sistema, y es tan intransitable que, para convencerme de que el bruto no soy yo, tuve que revisar mi carpeta de atestados de tránsito académico por seis instituciones de enseñanza técnica y superior. Me declaro derrotado.

Fernando Durán Ayanegui, San José

Cobro exagerado

Mi esposa Rose Mary Angulo pagó la semana pasada $100 para llevar su Hyundai Tucson 2014 al Grupo Q (caso 8704), donde debían revisar el radio en el taller. Le informaron de que no tiene arreglo y cobraron ¢2,8 millones por el reemplazo, cuando el valor del vehículo apenas duplica ese monto.

Ella, obviamente, dijo que no, y por ¢58.000 lo resolvió en un taller en Heredia. El Grupo Q cobró casi 49 veces más, porcentaje de ganancia astronómico, ¿o me equivoco?

Aun así, y dado que ya había adelantado $100, siguiendo la recomendación del taller, al auto le cambiaron las escobillas del parabrisas y un filtro del aire acondicionado. Por eso pagó la bicoca de ¢145.000.

Gerardo Huertas Arias, Heredia

Discriminación

Cuando los choferes de autobuses en Salitrillos de Montes de Oca ven a una persona de la tercera edad en una parada, no se detienen. Sucede muy a menudo y refleja la prepotencia de los conductores.

Hernán Aguilar Segura, Montes de Oca

Ley de emergencia

En las megafiestas pareciera estar el mayor disparador de la covid-19. Cientos de jóvenes liberados de toda disciplina racional mantienen a las autoridades, municipalidades y jueces con las manos atadas por falta de pruebas. ¿Cómo es posible que el presidente esté más ocupado en inaugurar obras viales y trenes que en enviar un mensaje a los diputados para que aprueben una ley de emergencia dada la irresponsabilidad ciudadana? La mayoría actuamos bien, pero somos dominados por una minoría de irresponsables que causan la saturación de los hospitales.

Mario Valverde Montoya, Montes de Oca

Eliminar feriados

Si estamos en una pandemia, los diputados deben eliminar los días feriados que se trasladan a los lunes. Es ridículo dar el confite a las personas, porque incrementan las infecciones por coronavirus y la castigada es la población, ya que después se cierran los negocios. Me parece contrario a la razón.

María del Mar Burbano Molina, Guanacaste