15 agosto

Los usuarios de los buses de la ruta 1235, a cargo de la Empresa Alpízar, ramal Giralda-Alajuela, continuamos esperando que el Consejo de Transporte Público (CTP) resuelva las denuncias que interpusimos en enero del 2018.

El miércoles 14 de agosto los autobuses que debían pasar por la rotonda a las 2:50 p. m. y a las 3:05 p. m., dejaron a la gente esperando.

Este jueves 15 de agosto pasó lo mismo: la gente que estaba en la rotonda a las 11:50 a. m., a las 12:05 p. m., a las 12:20 p. m. y a las 12:35 p. m. no tuvo forma de transportarse.

Denia Isabel Méndez Acuña, Alajuela

Error del PLN

Cuando abrí La Nación creí que estaba leyendo una fake new. El Partido Liberación Nacional eligió a Johnny Araya Monge candidato a alcalde. El partido, que después de las dos derrotas electorales más vergonzosas de su historia, había dicho que se renovaría y saldría de las cenizas, nombró candidato al responsable de una de ellas, quien en este momento representa a un partido religioso y ha sido el eterno alcalde.

¿Dónde está todo lo que prometió? Otra decepción para los fieles seguidores de un partido otrora serio y progresista. Qué lástima por el partido que ha hecho grandes cosas por el país.

Manuel G. Bonilla Redondo, Coronado

Regular huelgas

Urge la aprobación del proyecto de ley impulsado por el presidente del Congreso para regular las huelgas. Deben prohibirse en servicios esenciales, establecer plazos y sanciones económicas, como rebajos salariales cuando sea declarada ilegal.

Basta de vacaciones pagadas, como sucedió con los educadores a finales del año pasado. Basta de confundir huelgas con bloqueos y de obstaculizar el derecho de tránsito, lo cual les impide a muchos trabajadores llegar a tiempo a sus labores. Es suficiente de tanta alcahuetería.

Lamento que el gobierno haya cedido. Al final, los únicos ganadores fueron los líderes sindicales, pues lograron mantener sus pluses. La regla fiscal es para todos y no puede dejar fuera a nadie.

Ricardo A. Bolaños Salas, Santo Domingo de Heredia

Apoyo a Benavides

El asombro no solo lo experimenta el diputado Carlos Ricardo Benavides, sino toda Costa Rica. Era obvio que los sindicalistas pretendían mantener los privilegios aprovechando la flojera e irresponsabilidad de los representantes del gobierno. Me pregunto para qué tantos días de “negociación” si al final otorgaron todo lo solicitado por los sindicatos en perjuicio de los asegurados.

Afortunadamente, existe una salida positiva, sugerida por el representante de la Unión Médica Nacional, Edwin Solano, quien, para justificar el atropello a los costarricenses, señaló constantemente que el paro era para defender a la CCSS de la privatización. Habrá que tomarle la palabra e ir valorando los servicios que se pueden privatizar y así evitar los abusos de los sindicalistas.

Carlos J. Villegas Guevara, San José

Plan fiscal al traste

Con el plan fiscal fuimos por lana y salimos trasquilados. La negociación del gobierno con la Caja así lo demuestra. Para enfrentar las gollerías de los sindicatos, necesitamos un gobierno firme, pero no se dio y ahora no se sabe qué pasara, pues posiblemente otras instituciones presenten sus demandas.

Si el presidente no se amarra la faja, va a terminar muy mal. Parece que una vez más los sindicatos son los que mandan en Costa Rica. Para tratar de encaminar el asunto, lo primero que debería hacer el presidente es quitar a Román Macaya para que no siga tomando decisiones en contra de la institución y de los costarricenses.

Luis A. Arias Lizano, San José

Urge firmeza

Otro día nefasto para nuestro país. Otra vez los sindicatos le tuercen el brazo al gobierno. Nunca debió negociar lo innegociable. Está claro que los sindicalistas lo único que defienden, y han defendido, son sus pluses salariales y pensiones millonarias, a costa del sudor de todo el pueblo.

El acuerdo es ilícito. La ley fiscal es ley, y no deben hacerse excepciones. El gobierno no puede violarla solo por pequeños grupos de agitadores. Decidir que esto lo resuelva un juez es absurdo, ya que puede llevarse años en algo tan urgente.

Los platos rotos los ha pagado el pueblo. A los grupos que ejercen presión y emiten amenazas ni siquiera se les han rebajado los días de manifestaciones, pues aproximadamente ocho meses después hay jueces que no han resuelto si la pasada huelga fue ilegal.

¡Ya basta! Necesitamos un gobierno que se amarre los pantalones, de lo contrario, en poco tiempo estarán presentando otro paquete fiscal y nuestra democracia se irá a pique. O mandan los sindicatos o manda el gobierno elegido por el pueblo.

Alexis Villalobos Soto, Alajuela