21 enero

Con asombro leí la noticia en este diario sobre la reunión virtual de la representante del Fondo Monetario Internacional con los jefes de fracción.

Desde mi punto de vista, hay algo que no está bien: el que negocia este empréstito es el gobierno, ¿o me equivoco? Los legisladores están para aprobar o improbar, no para negociar.

Actúan como juez y parte en la toma de la decisión. Si lo que queremos es ordenar las finanzas que están como están debido a las malas prácticas aprobadas a los sindicatos y otras organizaciones, como las asociaciones solidaristas de las instituciones públicas, ¿cómo se explica que para negociar el orden de las finanzas tengamos que pedir consejo a los sindicalistas, si ellos, en contubernio con los políticos de turno, nos han llevado a este punto de crisis económica?

Más aún, el expresidente responsable directo de nuestra debacle financiera urge al gobierno involucrarse en las negociaciones para endeudar más el país. Ya hizo bastante daño, gracias, pero no más.

Rafael A. Fallas Garbanzo, Cartago

Cambio constante

Todos los empeños por crear algo nuevo se relacionan con el cambio. Los griegos fueron los primeros en referirse al cambio como concepto. Heráclito dijo que la permanencia es una ilusión y no se puede entrar dos veces en el mismo río, como forma de ilustrar lo fugaz de la vida y que el cambio es la única constante.

Todo cambia. «Cambia lo superficial. Cambia también lo profundo. Cambia el modo de pensar. Cambia todo en este mundo», dice la canción.

Que las personas cambien y que los gobiernos poderosos cambien no debería ser extraño para nadie, sino la aceptación de algo nuevo.

Gustavo Halsband Leverato, San José

Tomar acción

Se acabó el queque navideño y el roscón de Reyes; ahora nos encontramos en una especie de limbo, a la espera de ser vacunados, y la cuesta de enero es difícil para muchos.

De pronto me vino a la mente el verbo procrastinar, del latín procrastinare, que significa posponer una acción para el mañana. Sucede cuando nuestro subconsciente califica algunas tareas pendientes de desafiantes, difíciles, poco interesantes o aburridas, y en vez de hacerles frente las sustituimos por otras más agradables, aunque irrelevantes, que nos dan satisfacción a corto plazo. Por supuesto, siempre encontramos razones para autojustificar este dejar para mañana lo que podemos hacer hoy.

Llegó el momento de hacer un listado bien detallado, por una parte, de lo que dejamos pendiente a finales del año pasado (llamadas, trámites, donar ropa que no usamos, arreglos en la casa) y, por otra, de las cosas nuevas que esperamos emprender durante el 2021, sin importar los obstáculos que se presenten.

Silvia Gagneten Barbetta, Rohrmoser

Respuesta de Telecable

En respuesta al comentario de Álvaro Ramírez Espinoza («Cartas», 18/1/2021), Telecable informa de que personal del Departamento de Servicio al Cliente lo contactó y él quedó satisfecho por la atención a la solicitud.

Tony Chacón Rosales, gerente de Servicio al Cliente de Telecable

Pérdida de paquetes

En Correos de Costa Rica se pierden los paquetes aunque estén en la sucursal virtual ya para entrega y pagado el servicio. Me han extraviado cinco y cuando quiero reclamar ni por teléfono ni por correo responden y tampoco se hacen responsables. ¿A quién le reclama uno sus compras?

Ana I. Salas Porras, San José

Absurdo laboral

No se puede ser simultáneamente representante de los trabajadores y del patrono. Es un imposible metafísico. La cuadratura del círculo.

Es monumental la falta de sindéresis, prototipo de la incongruencia jurídica de quienes, como líderes sindicales de una empresa estatal o privada, pretenden formar parte de la junta directiva.

Es de lógica elemental que los órganos directivos encarnan y constituyen la máxima representación y la primera autoridad en una institución empresarial, y si todos los días los voceros sindicales gritan a los cuatro vientos que ellos son la más pura y prístina representación de los trabajadores, ¿cómo pretenden integrar el organismo colegiado que rige la relación empresa-trabajador?

Camilo Cifuentes Correa, San José