17 febrero

La labor del Tribunal Supremo de Elecciones no debería circunscribirse a las campañas tres o cuatro meses antes de una elección, en la cual gastan sumas millonarias en publicidad estéril y repetitiva que ya no cala en el ciudadano actual, que es más analítico.

Su misión debe enfocarse en orientar, durante los cuatro años de administración, a los partidos políticos y a sus dirigentes, tanto en el fortalecimiento de los valores democráticos como en la capacitación para la función pública, y así satisfacer las necesidades de cada comunidad. De ese modo, evitará el populismo que se está apreciando en algunos partidos, los cuales, por querer obtener más votos, nombran candidatos del ámbito deportivo o de la farándula a puestos públicos porque son más conocidos.

Mientras el Tribunal Supremo de Elecciones no salga de la zona de confort, con una eficaz orientación a los partidos políticos de forma permanente, seguirá creciendo el abstencionismo, porque, a pesar de querer votar, no encontramos por quién.

Álvaro E. Vallejo Fuentes, Heredia

Obras bien hechas

El trabajo de construir se compone de dos grandes procesos complementarios entre sí. El primero se denomina la obra gris y, el segundo, los detalles y acabados.

El personal responsable de cada uno de los procesos, en especial la obra gris, debe interpretar muy bien los planos, llevar estrictamente el control de los niveles, las escuadras, el plomo, los elementos estructurales y la resistencia del concreto indicada en planos por el ingeniero responsable y establecida en el código antisísmico, ya que de eso depende cumplir las especificaciones técnicas de los detalles finales de pisos, cielorrasos, puertas, ventanas, seguridad eléctrica y mecánica de la obra.

Toda obra, pequeña o grande, de interés social o de otro, debe tratarse con la misma rigurosidad: la mayor exactitud y precisión, y debe cumplir lo establecido en los códigos.

Jaime Morera Monge, Alajuela

Traba para viudas

Alrededor de 190 viudas costarricenses de ciudadanos estadounidenses se encuentran esperando una pronta solución, debido a que muchas de ellas, algunas de la tercera edad, para retirar la pensión, deben viajar dos veces al año a Estados Unidos y permanecer un mes.

El desembolso en que deben incurrir es un problema. Además, algunas tienen problemas de salud. La situación ya fue resuelta en Brasil, Uruguay y Chile. La asociación pide que los trámites en Costa Rica sean resueltos a corto plazo y cambiados por el Gobierno estadounidense.

Cecilia Prestinary Montero, Escazú

Petición al BAC

Llevo meses de escribir y llamar al BAC para pagar y me han dicho que no es posible. Me vendieron un seguro que no sirvió. Ahora, que conseguí trabajo, me escribieron para advertirme de que mi salario y bienes serán embargados. Pido ayuda a un ejecutivo de la entidad. Quiero pagar.

Alfonso Gerardo Trujillo Zúñiga, San José

Libre navegación

Los jovencitos costarricenses que iniciaron el ciclo lectivo cerca del río San Juan no tienen por qué estar padeciendo obstáculos para transportarse. Los vecinos de la ribera costarricense gozan, además del derecho perpetuo a la libre navegación, de otros más, como surcar las aguas sin tener que reportarse con las autoridades de Nicaragua. Incluso pueden pescar.

Tales disposiciones fueron reafirmadas por la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya, cuyo cumplimiento han de garantizar nuestras autoridades. Los que sí deben respetar un horario e informar de sus travesías son las embarcaciones costarricenses con turistas nacionales o extranjeros, sin tener que presentar visas ni pagar ningún tipo de servicios. También está estipulado que nuestros policías pueden navegar por territorio nicaragüense, pero sin portar armas.

Freddy Pacheco León, Heredia

Bonos para mayores

Si un extranjero lee que el Banco Hipotecario de la Vivienda (Banhvi) no utiliza el 41 % de los fondos disponibles, imaginará que aquí no existe el problema de hacinamiento urbano. El porcentaje significó, solo en el 2018, la nada despreciable suma de ¢50.000 millones, aproximadamente.

Sin embargo, miles de hogares sobreviven con un salario, algunos ciudadanos han hecho estudios universitarios para conseguir un puesto en la empresa pública o privada con el salario mínimo; otros se dedican a proyectos personales y hay una gran población de jubilados, cuya mayoría recibe pensiones muy bajas. Varios de estatus señalados no permiten obtener un terreno para construir y menos aún hacer un ahorro para pagar la prima de una casa ya construida, pues el costo es caro.

Es necesario que el gobierno otorgue un bono a poblaciones de escasos recursos, como los adultos mayores, cuya situación económica los obliga a vivir, a veces, en condiciones extremas, para que lo utilicen como prima para casas ya construidas en pequeñas urbanizaciones.

Orlando Jiménez Chaves, San José

Escríbanos a cartas@nacion.com