12 octubre

Hace cinco días pagué a Coopesantos la factura de electricidad, pero la reconexión del servicio no ha sido efectuada. Por si eso fuera poco, es verdaderamente inútil intentar comunicarse por vía telefónica para solicitar una explicación.

No puedo hacer la gestión personalmente porque soy un adulto mayor, de 73 años, y no debo exponerme al coronavirus. Espero una solución inmediata de la empresa.

Didier Castro Durán, Desamparados

Para los turistas

La bióloga inglesa Jenna Lawson grabó los sonidos de diferentes ecosistemas en la península de Osa. Es un video dinámico, en el cual se escuchan los sonidos del bosque y puede verse cuál animal esta emitiendo un llamado o comunicándose con su grupo.

Ojalá el ministro de Turismo coloque la grabación en la entrada de los aeropuertos. Sería impresionante para los turistas, sobre todo el aullido de los monos congo. También debieran llevarlo a ferias turísticas fuera del país.

Leslie Anderson Beer, Moravia

Aguas negras

He reportado al teléfono de Averías de Acueductos y Alcantarillados tres veces una rotura en el alcantarillado sanitario que tiene casi un mes de estar derramando aguas negras, 50 metros al norte de la esquina, en avenida 49 y calle 71.

He dado todos los datos pedidos, y nada. Han venido cuadrillas de reparación en dos ocasiones, pero no han hecho nada.

Flora Isabel Retana Méndez, Moravia

Respuesta del INVU

Con respecto a la carta de Francisco Sánchez Ramírez, informo de que la cuota nunca fue duplicada; el monto corresponde a dos meses pendientes.

El cliente realiza los pagos por Internet y uno de estos fue reversado por el banco. Puesto que el dinero no ingresó al Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU), el cliente debe solucionar el inconveniente con la institución bancaria.

Tatiana Mora Moya, encargada de comunicación, promoción y prensa del INVU

Rótulo innecesario

El alcalde de Turrialba se equivoca una y otra vez. Hace dos años cortó como cinco árboles sembrados en el parque Rafael Quesada Casal, incluidos dos guanacastes, a vista y paciencia de las oficinas locales del Ministerio de Ambiente y Energía.

Recientemente, instaló un monstruoso, costoso e innecesario rótulo en el costado noroeste. Todos esos gastos de campaña debería destinarlos a generar empleo; invertir en infraestructura, como puentes y calles, que se encuentran en estado deplorable; crear un centro de rehabilitación para jóvenes, dados los altos índices de alcoholismo y drogadicción en esa población; otorgar becas estudiantiles, vivienda para familias en estado de pobreza, en fin, hay muchas cosas más provechosas.

Fabián Cerdas Quesada, Turrialba

Soluciones

Con lo que pasa en el país, es imperioso que reflexionemos acerca del papel que desempeñamos quienes habitamos este pedazo de tierra. Debemos hacer el esfuerzo de entender la problemática no solo económica, sino también el tono de la discusión y lo que algunos grupos desean generar en una sociedad cansada de lidiar con los mismos problemas de hace 30 años o más.

Es entendible la molestia de la gente; nadie ha hecho frente a los problemas estructurales del Estado. Se siguen tomando medidas tibias, que solucionan de manera temporal la crisis, sin entrar con valentía a poner fin definitivo a privilegios absurdos que hoy nos desangran.

Lo que nos atañe es buscar ser solución, no generar más caos, y trabajar para sacar al país adelante. Solo unidos lo lograremos.

Fiorella Chaves Jenkins, San José

Somos de los mismos

En las disputas entre el pueblo y el gobierno surgen actos de violencia y vandalismo que tanto han informado los medios de comunicación en estos últimos días. Es una situación sumamente preocupante, estamos en la búsqueda del cumplimiento de nuestros derechos y eso es perfecto, pero no se justifica la violencia por parte de ninguno de los bandos, ni de la Fuerza Pública ni de los manifestantes.

El pueblo somos todos. Estamos llegando al punto de enfrentarnos entre nosotros mismos, lo que no refleja la imagen de nuestro país. Ojalá regresemos a las manifestaciones pacíficas que nos han caracterizado a lo largo del tiempo, haciendo valer nuestros derechos sin violar los de los demás.

Willy Chinchilla Padilla, San José

A mi ‘alma mater’

La Universidad de Costa Rica (UCR) ha sido mi hogar durante seis años. Mi hogar, porque pasé más tiempo en la universidad que en mi casa. No me arrepiento, pues el aprendizaje tanto profesional como personal me ha hecho lo que soy hoy.

La situación económica en mi familia no ha sido la mejor; no obstante, gracias a la UCR, ahora estoy en la carrera que la niña del pasado soñó tener algún día con ayuda del programa de becas de la universidad, ya que no estaba dentro de mis posibilidades monetarias.

Mi agradecimiento va más allá, lo extiendo a Costa Rica, porque sin el aporte del país no contaríamos con acceso a la educación pública. Gracias costarricenses por su contribución a mi formación.

Yuliana Reyes Umaña, Turrialba