20 mayo

Con emoción casi incontenible, he leído la hermosa reseña de su vida presentada este domingo por Jacques Sagot. Con su brillante pluma, con fluidez y humildad, pero con la grandeza que encierra, nos ha ofrecido una hermosa lección de vida; hemos podido aprender que las limitaciones y frustraciones que se nos puedan presentar en la vida, por fuertes y dolorosas que sean, no deben ser óbice para luchar y obtener los más preciados logros.

Ese artículo es como el lacito que finaliza el paquete de regalo que con amor y esmero se prepara para alguien muy querido. La Nación nos regala un hermoso ramillete, lo cual debemos agradecer, pues es una luz de esperanza que sin duda alguna nos enseñará a afrontar de manera menos traumática las adversidades que pueda presentarnos la vida.

Vilma Camacho

San José

Corazón al desnudo

Leo casi todos los artículos de Jacques Sagot. Me encantan. Hoy me tomé la libertad de usar el mismo título que usó él para narrar su vida desde su infancia en este diario el domingo 19 de mayo.

Lloré con un llanto nacido de lo más profundo de mi alma. Qué hombre más extraordinario. Gran músico y escritor, valiente, luchador y de una gran fe. Sugiero que lean esa historia, portadora de un gran mensaje.

Sara Iglesias

San José

Empleados de más

Aunque no es necesario ni el 50 % del personal de Japdeva, la institución seguirá engrosando la gran burocracia estatal. Se habla de que los empleados se dedicarán a “nuevos negocios”, término que se sacó de la manga el Gobierno Central con tal de no enfrentar a su sindicato, lo que demuestra que nuestros débiles gobiernos son los que propician el gran déficit fiscal que tanto dicen querer combatir, manteniendo en sus instituciones a miles de empleados innecesarios y a los cuales se les pagan millones en pluses por “excelencia”, “producividad”, “eficiencia”, etc.

Omar Alvarado Gómez

Grecia

Buena compañía

Me pareció excelente la entrevista hecha a Luis Marín en el programa Malas Compañías, de Teletica Radio. Se refleja su integridad como persona y el ejemplo que ha dado todo un pueblo para lograr sus metas. Es increíble el desarrollo que ha alcanzado el cantón de San Carlos con base en la actitud de todos sus habitantes. Han conseguido la unión de la Municipalidad, la empresa privada, instituciones del Estado, etc.

Si todos los cantones hicieran lo mismo, seríamos un país desarrollado y no habría tanta miseria y desempleo. Sigamos el ejemplo de ese hermoso lugar y demostremos que podemos cambiar.

Miriam Ramírez López

Grecia

Palabra correcta

Me llena de satisfacción leer en La Nación cómo de modo correcto siempre emplean feminicidio para definir el asesinato de una mujer a manos de su pareja. Es lo que en España denominan violencia machista. Feminicidio está bien formada del latín. En contrario, “femicidio” ha sido tomada del inglés o el francés. Por etimología, todo feminicidio es un femicidio; pero no todo femicidio es un feminicidio.

Rigoberto Guadamuz Monge

Desamparados

Tipos de políticos

Los políticos han sido los alumnos más aplicados del maestro Facundo Cabral, quien les dejó este legado: “Hagan dinero, háganlo rápidamente y en abundancia, deshonestamente. Lo importante es hacerlo, y si no queda más remedio, háganlo decentemente”.

Aunque es evidente que la mayoría de ellos no consideró necesario llegar a ese extremo del final de la estrofa, que, además, a juzgar por la gran diferencia entre pobres y ricos es obvio que es la forma más difícil de hacerlo. Aunque aseguren que los políticos son la clase más corrupta que existe, creo que no todos los corruptos son políticos.

Orlando Jiménez Chaves

San José

Programa educativo

Me causa una profunda desazón el ser consciente del oscuro pozo de corrupción en que se ha convertido nuestro amado país. Lo peor es que aquí no queda títere con cabeza, esto sucede en los altos estrados de los que gobiernan, así como los burócratas y la gente más humilde; todos enfocados en un solo objetivo: buscar cómo aprovecharse del prójimo; buscando engañar; buscando estafar; ¡buscando robar! Como decía mi abuelito: “A puñalada por bollo de pan”. Todavía nos quejamos por la pérdida de principios y valores, y la ausencia de solidaridad que durante décadas caracterizó al costarricense.

Este desafortunado extravío solo se puede revertir con la instauración de nuevos y comprometidos programas de educación, que retomen el cultivo de los valores y principios éticos y morales, y se enseñen en kínderes y escuelas. Solo así tendríamos una sociedad más auténtica y renovada, en un lapso no mayor a 25 años.

Julio Vindas Rodríguez

San Pablo de Heredia