4 septiembre

Cada cierto tiempo debemos apostillar algunos documentos para mi hijo, que estudia fuera del país. La última vez, en la oficina notarial, a donde es necesario llevar los documentos para que certifiquen que el abogado que los firmó es en realidad un notario registrado, demoré unos 45 minutos, por lo que rápidamente pasó al Ministerio de Relaciones Exteriores y procedieron a apostillarlo.

Debido a la pandemia, en Notariado, dan una cita que, en nuestro caso, quedó para finales de setiembre, y tres días después podremos pasar a recoger los papeles. No puedo entender cómo fueron capaces de semejante cambio en una gestión, digamos “eficiente”, con respecto a lo que hay ahora.

Si trabajan medio día atendiendo presencialmente, tendería a pensar que el otro medio tiempo lo trabajan en la oficina o de forma remota, y cuidado si un sistema informático del siglo pasado les podría decir en tiempo real si el abogado que firma está registrado, pero el tramite pasó de 45 minutos a 25 días para la cita y tres para resolver.

Rolando Garita Abarca, San Pedro

Cita pendiente

El 20 de agosto en la Universidad Americana (UAM) me informaron de que iban a agendar una cita para que yo fuera a entregar los documentos que completan mis estudios, pero solamente me pasan de una dirección de carrera a otra entre las sedes de San Pedro y Cartago.

Me preocupa que expire el plazo de validez de los certificados y me hagan perder el tiempo que he dedicado a recopilarlos.

Róger Acuña Valverde, Curridabat

Uso de mascarillas

De acuerdo con un comunicado del ministro de Salud, Daniel Salas, el 9 de setiembre empezará a regir el uso de mascarillas de forma obligatoria en establecimientos cerrados donde atiendan público.

El jerarca, sin embargo, no indicó que las mascarillas con válvula de exhalación, que algunos usan, no filtran el aire exhalado por las personas.

Hago un llamamiento vehemente a la ciudadana a fin de descartar la utilización de ese tipo de mascarillas y al Ministerio de Salud, para que realice las campañas y aclaraciones correspondientes.

Juan Pablo Vargas Vargas, Moravia

Entrega incompleta

El 16 de julio pagué a Correos de Costa Rica para entregar cinco paquetes, pero solo repartieron cuatro. Aunque todo fue deducido de mi tarjeta de crédito, no responden los mensajes que les envío por correo.

Javier Zeledón Artavia, Heredia

Viejas carreteras

¿Podrían explicarme dónde ubicaron el área de seguridad para estacionar cuando los vehículos sufren averías en la carretera que va de Sabana al aeropuerto Juan Santamaría?

En todas solo hay un carril, pese a la gran cantidad de tráfico. Hay un carril a la derecha que en todo momento llega a un ceda y lo utilizan para adelantar a alta velocidad y crear presas. No es posible tener en el 2020 carreteras de los años cuarenta.

Es necesario utilizar el sentido común, construir pistas de dos carriles: un carril de entrada con su ceda y el de salida, así como áreas de seguridad. Los traileros adelantan por la derecha en el carril donde está el ceda y, repito, van a altas velocidades.

William Parada Avilés, San José

Deslucimiento

Está demostrando, Erick Rodríguez es la antítesis de un padre de la patria. Qué tristeza haber escuchado su diatriba contra el Dr. Salas. No reconocer la labor del ministro es ser egoísta. Lo insto a renunciar a la curul cuanto antes para que no siga ensuciando la Asamblea Legislativa.

Víctor Barboza Vega, Goicoechea

Final del curso

Una vez más la ministra de Educación demuestra su poco tacto para tratar a la comunidad educativa. Que los estudiantes no volverán a las aulas debido al impacto de la pandemia se sabe desde el 10 de marzo. Lo ignominioso fue la manera como, irrespetando el esfuerzo de los docentes, declaró que “ningún estudiante reprobará”.

Su decisión contrasta con el esfuerzo, la dedicación y la responsabilidad características de los docentes, quienes cumplen siempre su compromiso, que no se ve, pero se critica. Entre otras cosas, el docente lucha a diario para ponerse en contacto con sus estudiantes, planificar sus lecciones y distribuir el material; angustiado por su salud, lucha contra la adversidad. Nada de eso es fácil cuando las condiciones son adversas.

No era el momento del anuncio porque la lucha diaria del docente evidenciaba su condición de profesional para lograr una evaluación final acorde con las limitaciones producidas por la pandemia. Nadie iba a quedarse, pero éticamente hablando, la ministra demostró, una vez más, falta de consideración para con sus colaboradores y la carencia de planificación imperante en el MEP. Fue una decisión de una administradora y no de una administradora educativa. Deje en manos del docente el cierre del curso lectivo. porque ellos sabrán qué hacer.

Henry Fallas Sojo, San José