24 agosto

La Nación, como si destapara la caja de Pandora, nos informó del defectuoso funcionamiento del sistema educativo, esta vez, con respecto a los docentes. Muchos de ellos socavan nuestra educación pública.

Releyendo la información y analizando más detenidamente, me surgieron ciertas preguntas: ¿Y los controles de calidad? ¿Dónde están los directores y los supervisores? Pensé también en los directores regionales, los directivos de oficinas centrales del MEP y hasta en el muy nombrado y de poca acción Consejo Superior de Educación.

Si esta difícil y variada problemática nos deja más deprimidos, se debe a que muchos funcionarios inconscientes no ejercieron los controles de calidad y de evaluación laboral, con los cuales hubiesen previsto y atacado tal situación.

Carlos Masís Acosta, Cartago

Bloqueo por registro

Por un problema del BAC en el registro de mi nombre, me bloquearon la cuenta. Después de 16 llamadas, ha sido imposible desbloquearla, pese a que me han dicho que en una hora funcionaría. No puedo entender por qué les resulta tan difícil arreglar un problema tan simple.

Giovanni Feoli, San José

Mi amigo Moisés

Mi amigo siempre exaltó su fe judía y nos hablaba de Israel. Vino en el vientre de su madre desde Varsovia, Polonia. Luego de que sus padres vivieron los horrores de la Segunda Guerra Mundial, nació en el Hospital San Juan de Dios en 1945. Fue mi compañero de escuela, colegio y universidad, y gozaba de una educación exquisita y una gran conciencia social. Tenía un estatus más alto que el de los amigos del barrio. Fuimos muy afortunados: nos daba galletas importadas, uvas y manzanas; a cambio, lo invitábamos a un mundo de aventuras.

Como vecinos de Barrio México, íbamos a una poza del río Virilla. Era un mundo de cafetales y potreros, lleno de árboles de guayabas y limones dulces, y nos volvimos expertos nadadores. Mi amigo aprendió todas las costumbres del barrio, nunca fue arrogante.

Vivió en México y cada dos años, en febrero, siempre nos veíamos en la estatua de León Cortes a las 7 a. m.; nunca fallamos.

Hace diez años dejamos de vernos. Alguien nos contó que tenía tiempo de estar enfermo y tres meses de fallecido. Hace dos años le narró sus experiencias con sus amigos en la poza. Siempre estás en nuestro recuerdo, Moisés.

Albán Rugama Dávila, barrio México

Cobro sin fundamento

El 3 de abril me llamaron de Claro y me indicaron un pendiente en el servicio de Internet que había adquirido y del que decidí prescindir. Al siguiente día, cancelé mediante depósito en la cuenta de la empresa que me proporcionó un supervisor. Remití el comprobante de pago por todos los medios posibles y siguen cobrándome.

Ricardo González Gómez, San José

Clave etimológica

Por dedicarme el estudio del lenguaje en el campo científico y ordinario (con publicaciones en Facebook y otros medios), conozco de sobra las debilidades en el modo de enseñar y aprender nuestro idioma. Resulta evidente que “el lenguaje es la base de las demás áreas del saber” y “la cintura del sistema” (La Nación, 22/8/19); sin embargo, aun con la lectura frecuente se aprende el español apenas por aproximación. Para conocer o comprender un idioma, hay que recurrir a su constitución inteligente: la etimología, la herencia que nos legaron los griegos y los romanos.

Rigoberto Guadamuz Monge, Desamparados

Nuevos médicos

Quiero hacer un llamado de atención a los médicos que tienen contacto con internos. Enseñen. No asuman que el interno sabe todo porque no, no es así. Toleren. Somos humanos y erramos. Nadie nace aprendido y la educación superior es eso: educación. Recuerden que hace algunos años ustedes estuvieron en nuestros zapatos. Tal vez hacían guardias de 24 horas, correcto, pero eso no hace que la experiencia no sea agotadora tanto física como mental y emocionalmente. No olviden el juramento hipocrático: “Tributaré a mi maestro de Medicina el mismo respeto que a los autores de mis días, partiré con ellos mi fortuna y los socorreré si lo necesitaren; trataré a sus hijos como a mis hermanos y si quieren aprender la ciencia, se la enseñaré desinteresadamente y sin ningún género de recompensa.

”Instruiré con preceptos, lecciones orales y demás modos de enseñanza a mis hijos, a los de mi maestro y a los discípulos que se me unan bajo el convenio y juramento que determine la ley médica, y a nadie más”.

Rebeca Soto Rodríguez, San José

¿Cerrarán autobanco?

He utilizado el autobanco del Banco Nacional en El Tejar de El Guarco durante años. Me contaron que a partir de setiembre el servicio dejará de ser brindado. Espero que la institución me aclare si es cierto.

Roberto Sáenz Elizondo, Cartago

Castas públicas

Es lamentable lo que sucede con el sector público porque una cosa es estar indignado por el actuar de los gobernantes y los pocos funcionarios corruptos, y otra crear castas dentro del sistema. Es inoportuno aprovecharse de un servicio esencial y de la autonomía institucional para defender privilegios, pues nos afecta a la mayoría. Alto al secretismo en los tres poderes. Exigimos transparencia y rendición de cuentas sobre el uso de los fondos públicos.

Federico Castillo Arias, Atenas, Alajuela