7 febrero

En días pasados, aprovechando unos trámites personales en las oficinas centrales de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL), informé de que en la radial que llega a Ciudad Colón, específicamente del semáforo peatonal del hogar de ancianos 100 metros hacia Santa Ana, hay un árbol muy grande y sus ramas están sobre los cables eléctricos.

En días pasados, hizo mucho viento por la noche y se veían chispas entre las ramas y los cables. Cuando puse la denuncia, me solicitaron el NISE de la casa más cercana porque no pueden guiarse por la dirección. Solo una tragedia o una pérdida económica para la CNFL derribarían la burocracia.

Álvaro Rojas González, Ciudad Colón

Saldos desconocidos

Poseo tarjetas de crédito tanto del Banco de Costa Rica como del Nacional y no recibo los estados de cuenta. Debo estar llamando y mandando correos para pedir el envío. Es obligación remitirlos sin que el cliente lo solicite.

Marcela Castro Barrantes, Alajuela

Virus y prevención

Como médica, protesto contra el ministro de Salud, Daniel Salas Peraza, por no aplicar la regla básica de que es mejor prevenir que curar.

No se han tomado medidas para controlar el ingreso de personas procedentes de países donde se han detectado casos del coronavirus ni se ha decretado cuarentena.

Costa Rica no cuenta con la cantidad de camas recomendada por la Organización Mundial de la Salud ni con suficientes ventiladores para atender a los pacientes si el virus lograra llegar al país. Se debe mejorar la limpieza en los centros de salud. Existe un número ínfimo de cubículos de aislamiento, y son esenciales para prevenir el contagio.

Un enfermo de gripe es sentado a la par de un hipertenso, un cardiópata o un fracturado, sin medidas de prevención.

Precisa ser cuidadosos con los grupos vulnerables: niños, ancianos, asmáticos, diabéticos, hipertensos, cardiópatas, inmunosuprimidos, portadores de enfermedades pulmonares crónicas, etc.

Este virus no es tan peligroso como la gripe AH1N1, pero no contamos con los recursos suficientes para la atención. No se debe exponer la salud de las personas.

Liliana Chaves Brenes, cardióloga

Alergia a la ley

La alergia es una reacción del organismo debido a la absorción de sustancias irritantes y que producen síntomas como sensación de ahogo, erupción cutánea, prurito o picazón. A veces las alergias tienen efectos letales.

También aparecen en el cuerpo social, y, en Costa Rica, la más connotada es la alergia a la ley. La ley fiscal ha producido ahogos, erupciones y rasquiñas, y los afectados pertenecen a instituciones respetables y a otras no tanto.

Entre las que deberían ser motivo de veneración, está la Corte Suprema de Justicia, cuyos miembros padecen tan incómoda y fastidiosa comezón, así como algunos rectores de universidades públicas. Todos le achacan el padecimiento a la ausencia inmunológica de defensas que han llamado autonomía.

Otras entidades que, por defender los derechos de los trabajadores deberían merecer respeto, pero, debido al empecinado proceder equivocado de sus voceros, son vistas con prevención, son los sindicatos.

Burócratas de todo ámbito, a través de su conducta insolidaria y mezquina, se han encargado de ser vectores de tan lamentable enfermedad social. La ley justa hay que acatarla sin discusión, y la injusta hay que derogarla. La alergia a la ley suele ser mortal.

Camilo Cifuentes Correa, San José

Difícil situación

Carlos Alvarado no fue mi candidato en un inicio, pero luego se convirtió en la opción para no estar peor. Me pregunto qué le habría pasado al país si él hubiera perdido.

Llevo más de 10 años desempleado, pero soy dueño de una empresa. Algunos meses alcanza con costo para el alquiler. Eso, sin sumar otros gastos. Me preocupa la situación. Muchas personas venden lo que producen en el patio porque el dinero no alcanza. Los empleados públicos son pocos y los demás no tenemos privilegios, mucho menos los emprendedores.

¿Cómo saldremos adelante si estamos endeudados, afrontamos cobros judiciales y hemos entrado en un círculo del cual no se puede salir? Padezco cáncer, neuralgia, miopía, astigmatismo y me hicieron un trasplante de córnea. No puedo pagar el seguro ni ir a la valoración para solicitar una pensión por invalidez, y seguiré arrastrando deudas y falta de oportunidades. Aprendí a seguir adelante, aunque sea lento o deba retroceder. Espero la visita de un trabajador social del Instituto Mixto de Ayuda Social.

Como yo, hay muchos. Sin el apoyo de la familia y si la situación empeora, solo quedará vivir en la calle. ¿Cómo es posible que un enfermo no sea atendido en una emergencia por no tener el seguro al día? Me pasó hace casi dos años, cuando me dio varicela y herpes zóster, lo cual me generó una neuralgia y aún presento dolores. No puedo hacer esfuerzos físicos, entonces es difícil concursar para ciertos empleos.

Fabio Herrera Jiménez, Pérez Zeledón

Escríbanos a cartas@nacion.com