23 junio

El 27 de febrero deposité $500 en la cuenta de inmobiliaria La Laguna para separar un lote. La vendedora me explicó que si por alguna razón la venta no se concretaba me devolverían el dinero. Pero no lo hicieron.

Aclaro, siempre tuve la intención de comprar la propiedad, pero la empresa decidió rescindir el contrato. Les escribí un correo solicitando la devolución del dinero, mas no recibí respuesta.

Carolina Guevara Valerín, Escazú

Agua empozada

Hace unos días envié una nota por el riesgo de un brote de dengue en Palmira de Carrillo, Guanacaste, a causa de la cantidad de zancudos en el agua empozada en las cunetas.

Fui a la oficina del Ministerio de Salud en Filadelfia a solicitar la inspección y que, por lo menos, fumigaran el pueblo, pues es exagerada la cantidad de zancudos. La respuesta fue que solo fumigan donde hay casos de dengue comprobados. El Ministerio de Salud debería prevenir las enfermedades.

Henry Martínez Gallo, Guanacaste

Apoyo de la JPS

Es inconcebible que la Junta de Protección Social (JPS) planee gastar cerca de ¢80 millones en anuncios, videos y talleres para celebrar su aniversario.

Debido a la mala situación económica por la pandemia y los efectos del cambio climático, los costarricenses no necesitamos ver publicidad, sino ayuda para las personas sin trabajo o cuya jornada laboral se redujo, para quienes no pueden llenar sus necesidades básicas o perdieron la casa, etc. Que la institución de protección social, en su 175.° aniversario sea recordada por el apoyo a los costarricenses.

María Elena Jiménez Brenes, Goicoechea

Reabrir negocios

El gobierno ha hecho un excelente trabajo en el combate de la pandemia. Es encomiable el esfuerzo. No obstante, debemos acostumbrarnos a vivir con el virus porque pasarán varios meses antes de que desarrollen una vacuna.

Mientras tanto, la vida debe continuar y los comercios deben abrir porque esa es la esperanza de miles de ciudadanos, débiles económicamente, que deben salir adelante o pasar penurias insoportables.

Además, forman la base de la infraestructura económica del país y de su crecimiento. En otras palabras, el comercio y la industria son el bienestar del país. La reapertura debe darse tomando medidas estrictas, como respetar la distancia, lavarse las manos y usar mascarillas.

Las diversas cámaras deberán explicar a sus afiliados la necesidad de cumplir los protocolos para preservar la salud de la población.

José María Molina Sediles, San Rafael de Heredia

Errores del AyA

Tanto la presidenta Yamileth Astorga como el gerente Manuel Salas, de Acueductos y Alcantarillados (AyA), creen que los abonados somos tontos.

Decir que el error en la facturación se debió a un mal cálculo no justifica los miles de afectados ni tener a decenas de personas humildes de pie bajo la lluvia más de ocho horas. Para colmo, todavía no reintegran los montos cobrados de más.

Esos errores no son de ahora. Siempre, por la incapacidad de los jerarcas, se han dado. Como lo han manifestado algunos diputados, toda la Junta Directiva y Salas deben renunciar.

Considero que es una llamada de atención para que una institución tan crucial para la vida humana sea dirigida por personas que califiquen para los puestos.

Francisco Guzmán Vargas, Guadalupe de Goicoechea

Falta de respeto

El programa Pelando el Ojo falta al respeto en una canción a quienes vivimos en Alajuelita. Todos estamos padeciendo la pandemia, no solo Alajuelita. Somos gente honesta y trabajadora. Cabe destacar que el cantón ha aportado grandes representantes del país. Lo menos que pueden hacer es disculparse públicamente.

Mauricio Sánchez Cortés, Alajuelita

Largo confinamiento

Se alarga el tiempo de confinamiento y de permanecer resguardados; hay personas contagiadas en diferentes zonas de nuestro país. En otras latitudes, con climas extremos, después de vivir fríos muy intensos durante el invierno, las personas salen deseosas de disfrutar del sol y de los espacios abiertos. Las marchas y manifestaciones mundiales muy justificadas y justas contra el racismo han propiciado aglomeraciones, sin distanciamiento social y sin el equipo sanitario requerido.

En las casas, los adultos mayores, estudiantes y los que realizan teletrabajo añoran el regreso a la normalidad para socializar. El comercio ha cambiado, las compras están restringidas a comida, medicinas y artículos de primera necesidad; proliferan en los negocios la instalación de láminas acrílicas para el reguardo del personal y los clientes.

Ansío el regreso a la normalidad para que la economía del país arranque y se restablezcan las diferentes actividades y los necesarios trabajos.

Cecilia Prestinary Montero, Escazú

Escríbanos a cartas@nacion.com.