16 noviembre

Los residentes de la urbanización Las Flores, en San Pablo de Heredia, nos dimos cuenta recientemente de que están colocando mallas para cercar más de la mitad de nuestro parque para proteger una capilla.

Con este cambio, nos están quitando las zonas verdes que utilizan personas de todas las edades para la recreación, sin haber tenido ni voz ni voto de por medio. Esperamos que corrijan esta situación porque se acercan las vacaciones escolares.

María Fernández Mena, Heredia

Le deben $5.100

Compré a Holiday Breeze un paquete turístico por el cual pagué $5.100. Al solicitar la devolución, porque ya no deseo utilizarlo, llegamos a un acuerdo, pero no me han girado el dinero. Tal vez algún día cumplan.

Tatiana Álvarez Rodríguez, San José

Viajes más caros

Como usuario de Uber, noto que, luego de que la empresa logró una buena posición en el mercado y sin ser acechada por fantasmas, los viajes se han vuelto caros. Un trayecto de 1,1 kilómetros me costó ¢1.200, es decir, el kilómetro vale más de ¢1.000. Ojalá haya regulación para todos.

Percy Piedra Alfaro, San Isidro de Heredia

Reembolso denegado

He sufrido un verdadero calvario al tratar de resolver un problema en una de mis líneas de Claro. He ido en siete ocasiones a la sucursal de la avenida central para demostrarles a los agentes que me cobran paquetes no contratados. Aun así, rehúsan hacerme un reembolso.

Rigoberto Guadamuz Monge, Desamparados

Ejemplo de eficiencia

Honesta, inteligente, excelente profesional y valiente: esos y más atributos se le reconocen a la exministra de Hacienda Rocío Aguilar. No necesitaba un presupuesto de millones de colones anuales en publicidad para mejorar o maquillar su imagen. Llegó a trabajar, parar el despilfarro y el turno de dinero de las instituciones públicas, y controlar la evasión fiscal; pero lo más importante: lo logró en año y medio.

Los discursos de apoyo posteriores a su salida son pura retórica. Trabajó sin horario y sin seguridad personal, con un grupo de subalternos que cumplían sus órdenes puntualmente.

Si tomamos a esta exfuncionaria como parámetro de eficiencia, algunos empleados de alto nivel de esta administración quedan debiendo. Resulta difícil entender las leyes para neófitos como el suscrito.

Albán Rugama Dávila, barrio México

Cambio de poste

Cerca de El Lagar en Desamparados centro, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) cambió un poste quebrado, pero la base donde fijó el nuevo quedó mal. Me parece conveniente enviar un inspector y afinar la estructura de forma acorde con la acera. Cabe agradecer la gran labor en la parte eléctrica.

Rosalía de Jesús Soto Molina, San José

Fue fraude

El presidente, Carlos Alvarado, dijo no estar de acuerdo con que los militares le hayan pedido la renuncia a Evo Morales. Por su parte, el expresidente Luis Guillermo Solís afirmó que fue un golpe de Estado. No fue suficiente con que Morales se convirtiera en un dictador que no quería soltar el poder, como en Nicaragua y Venezuela. El informe de la Organización de los Estados Americanos (OEA) confirmó el fraude de las elecciones. Los militares hicieron lo correcto. Se les debe reconocer que tuvieron agallas, decencia y honradez para salvar la democracia.

Dios quiera que sus pares en Venezuela y Nicaragua hagan lo mismo y dejen de proteger tiranos y genocidas y a los narco-Gobiernos, regímenes que solo hambre, sangre y desgracia les han deparado a sus países.

Alexis Villalobos Soto, Alajuela

Cliente disconforme

Cada fin de año, recibo el peor obsequio navideño mediante los cobros excesivos en el servicio de agua. En las oficinas del Instituto de Acueductos y Alcantarillados (AyA), en Goicoechea, la atención es pésima y las filas son interminables. La espera constituye un reto a la paciencia y nos vemos obligados a perder tiempo, gasolina o dinero para los pasajes.

En octubre, me enviaron una factura por ¢225.395, ¿no se supone que habían eliminado los documentos impresos?

Edwin Fernández Gamboa, Montes de Oca

Sin adonde ir

Venezuela, Bolivia, México, Nicaragua, Cuba y el Triángulo Norte de Centroamérica han sido ocupados por narcotraficantes mediante fuertes ejércitos y guerrillas. En Venezuela, los motorizados aterrorizan a la gente; en Chapare de Bolivia, miles de hectáreas se reservan para la siembra de coca, de forma legal, y Colombia cuenta con cerca de 200.000 hectáreas.

Nosotros, una islita en ese maremagno, sin ejército y sin control del narco en nuestro propio patio, confiábamos en la diplomacia, pero hoy no estamos tan seguros al ver que este mal se ha tragado a países más grandes. Estamos viviendo una pesadilla y debemos despertar, ¿o ya nos acostumbramos?

O actuamos y damos la pelea al narcotráfico o en muy poco tiempo seremos migrantes.

Leslie Anderson Beer, Moravia