7 septiembre
Cercan parque en Heredia

Están cerrando las zonas verdes detrás de la iglesia Santa Cecilia, lo cual nos molesta a varios vecinos de la urbanización Vista Nosara. No se trata de donde están las máquinas de gimnasia y los juegos infantiles, aledaños a la iglesia, sino al lado donde solo hay árboles, amapolas y pingos de oro, los cuales fueron sembrados por los vecinos y en 30 años no se los han robado, ni dañado como para cerrar hasta con alambre de navajas.

No sé cuál sea la intención de este gasto. El caso es que, aparte de la contaminación visual y ambiental, se ve mal. No solo se ha cerrado con malla y alambre de navajas, sino que pusieron candado, y desde que se terminó de cerrar se ha impedido el ingreso a las personas. Si antes era poco visitado, ahora lo será menos.

Juan Rafael Miranda M., Heredia

Austeridad en UCR

Me gustan las medidas tomadas en la Universidad de Costa Rica (UCR) de recortar pluses, horas extras, combustible, electricidad y beneficios debido a la crisis fiscal que estamos enfrentando. Es una magnífica actitud de nuestra querida universidad, de la que se han graduado grandes profesionales. Ojalá muchas instituciones, ministerios y otros entes tomen decisiones como la de nuestra alma mater. ¿Por qué solo en estos momentos se socan la faja? ¿Por qué no habían tomado estas medidas desde hace tiempo? ¿O era que no les importaba?

Oldemar Arias Salazar, Santo Domingo de Heredia

Dictadura sindical

Los sindicatos han anunciado una huelga por tiempo indefinido para evitar la aprobación legislativa del cada día más disminuido paquete fiscal que, básicamente, busca acortar el abismal y crónico déficit. Lo irónico es que los mismos empleados públicos y sus representantes han sido culpables del estado ruinoso de la economía nacional, debido al exorbitante expendio en sus salarios, pluses, pensiones y demás gollerías.

¿Será que el país fue secuestrado por el feudo de la dictadura sindical, cuyos agremiados amedrentan, atemorizan y amenazan a una sociedad harta de sus excesos y voracidad sin límites?

Egidio Vargas Durán, Santo Domingo de Heredia

Tragedia en el olvido

Durante la construcción de la carretera al aeropuerto que ahora llamamos Juan Santamaría, por la empresa Feluco Herrera, el puente sobre el río Virilla fue subcontratado a la empresa norteamericana U.S. Steel y hubo un accidente de grandes proporciones que nunca más se volvió a mencionar. En el periódico La Nación del 27 de diciembre de 1962, con fotografías, se narraba que el miércoles 26 de diciembre falló una viga y cayó al vacío toda la estructura, lo que mató a 12 personas, entre ellas el ingeniero jefe de la obra, John Ryan, de nacionalidad canadiense. Tengo entendido que sobreviven varios involucrados en el accidente.

Carlos R. Serrano Pinto, San José

Espacio propio

En la entrada de mi barrio, un indigente tiene mesita de noche y otras cosas en la acera. En apariencia, vive más tranquilo que los demás. La canasta básica lo tiene sin cuidado y menos el plan fiscal. Él sabe que si lo echan de este lugar siempre hay donde dormir gratis, ducharse, desayuno y ropa limpia. Su única preocupación es existir y ser parte del ornamento de la ciudad que cada vez es más deprimente. Mientras las autoridades no tomen decisiones concretas, los indigentes seguirán siendo una categoría privilegiada en nuestro país.

Norberto Herrera L., barrio Vasconia, San José

Bloqueo imposible

Hace como dos meses, solicité a Claro el bloqueo del servicio de mensajería de voz. Algunos empleados me decían que sí se podía, otros que no; finalmente, se supone que lo hicieron; sin embargo, de nuevo me ingresó un nuevo mensaje de voz.

Para escucharlo tengo que hacer una llamada que me cobran. No sé cómo hacer para que entiendan que no quiero tener ese servicio y no entiendo por qué me obligan a usarlo.

Julio Rodríguez Cantillano, Goicoechea