27 enero

Mi esposa y yo decidimos abrirle a nuestra hija una cuenta de e-mail y enviarle correos en el transcurso de su vida. Tenemos pensado darle la clave cuando cumpla 18 o 20 años. Será nuestro regalo. No sabemos las vueltas que dará la vida. Se planea algo para mañana y las cosas cambian de un momento para otro.

Deseo que ella sea una persona de bien, con un gran corazón, que vea la grandeza de las personas, no las riquezas materiales ni los títulos académicos, sino el corazón y el espíritu; que tenga la capacidad de ponerse en los pies de los demás y de ayudar sin interés. Todo regalo verdadero es el que damos sin esperar nada a cambio. Deseo también que aprenda a luchar por sus ideales, que comprenda que los límites y los miedos son una ilusión. Adelante. Ad astra per aspera.

Tal vez, cuando ella lea esta carta, no estemos, pero nuestro espíritu permanecerá siempre a su lado. Así como es nuestro ángel de la guarda ahora, así nosotros lo seremos para ella en algún momento.

Amamos a nuestra hija con toda el alma. La acompañaremos, pero sabrá que las lecciones más grandes vienen con los golpes de la vida. Cuando mordemos el polvo, valoramos más las cosas. Lo dulce no puede saber tan dulce sin antes probar lo amargo. Hemos sido unas de las personas más felices de este mundo y siempre agradeceremos eso.

Randall Morera Soto, Alajuela

Respuesta del ICE

Con respecto a la carta de Jean Ruth Redmond, publicada el 22 de enero, sobre la no aplicación del pago de su servicio de telecomunicaciones, aclaramos que, si bien se trata de un proceso que efectúa la entidad bancaria, el ICE volvió a solicitar el pago automático para reconectar de forma inmediata el servicio.

Adriana Víquez Garita, Jefa de Prensa del Grupo ICE

Problema resuelto

Agradezco la prontitud con que el personal de la Universidad San Marcos atendió la queja planteada por mí en días anteriores. También, extiendo mi agradecimiento a Allan Barrantes por la rapidez, cortesía y eficiencia con que solucionó mi problema.

Allan Lezcano Mora, Greenville, Carolina del Sur

Compra de deudas

Han aparecido en el mercado financiero empresas dedicadas a comprar carteras crediticias por una suma ridícula o hasta por nada, según he averiguado. Esto borra de los estados financieros aquellas operaciones por préstamos o por tarjetas de crédito ante la Superintendencia de Entidades Financieras (Sugef).

Dentro de estas carteras, hay operaciones con más de cuatro años de antigüedad, incluso 10 años a partir de la última gestión de cobro o del último pago del deudor. Las personas son borradas por los bancos ante la Sugef; por tanto, en el sistema bancario no tienen operaciones pendientes (derecho al olvido y prescripción de deudas).

Al comprador no le interesa saber por qué el deudor no canceló. Las empresas solo proceden con los cobros mediante contactos telefónicos y mensajes de texto a la persona y a los familiares, e indican que el salario y los bienes del deudor serán embargados si no hace un arreglo de pago. Incluso, algunos se identifican como agentes del mismo banco del que adquirieron la cartera crediticia.

Ahora que se discute en la Asamblea el proyecto de los intereses sobre tarjetas y préstamos bancarios, se debería incluir lo relacionado con las carteras crediticias, pues es usura que las empresas cobren los intereses de ocho años atrás más el principal adeudado, cuando no hubo financiamiento directo, sino la compra de la deuda.

También debería incluirse en la Ley de Protección de la Persona Frente al Tratamiento de sus Datos Personales no dar información crediticia a terceros sin autorización.

Insto al gobierno, a los diputados y a las organizaciones, como la Defensoría de Apoyo al Deudor, investigar la situación y elaborar un proyecto de ley que legisle con el procedimiento que esto amerita.

Juan Carlos Mora Molina, La Unión

Flexibilidad en el INA

El editorial de La Nación del 28 de diciembre se refiere muy acertadamente a la impostergable necesidad de actualizar el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), ya que, de acuerdo con mi opinión, en algunas áreas de la industria circular automotriz, catalogada por el Incae y la Universidad de Costa Rica (UCR), como una mina de oro sin explotar, nos encontramos 40 años atrasados.

Es un sector intensive industry y baluarte de la economía mexicana; sería muy provechoso para Costa Rica. Desde luego, requiere una corta capacitación de los instructores, la cual ofrecí de forma gratuita. Propuse llevarlos a una feria a Las Vegas, Nevada, para que se informaran y conseguí que nos atendieran gratuitamente en una planta remanufacturadora en Bellingham,Washington, para observar el modus operandi.

Pero me informaron a última hora de que no había presupuesto para costear mis gastos, pese a ofrecerme sin costo. La Ley Orgánica deber ser reformada para flexibilizar la operación de la institución.

Ricardo Sobrado Chaves, Curridabat

Escríbanos a cartas@nacion.com