24 enero

Un profesional independiente que deba solo un colón a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) no puede participar en una licitación pública ni recibir trabajos si está nombrado perito, médico, notario, ingeniero o abogado externo de una institución, pero, aunque deba millones, puede aspirar a ser alcalde o suspirar por el puesto.

El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) permite la participación e ignora medidas que la ley señala con rigor en otras circunstancias, lo cual facilita que se establezcan odiosas diferencias entre el ciudadano común y el político.

Dadas las posibilidades de esos funcionarios de reelegirse ad nauseam, ¿qué garantía hay de que pagarán las deudas con el Estado?

Humberto Moya Mórux, Alajuela

Ejercicio ilegal

Denuncié ante los colegios de contadores públicos y de privados que en Upala, Alajuela, una mujer se hace pasar por profesional en contabilidad y, de hecho, usa el código de otros para lo cual proporcioné pruebas; sin embargo, me indicaron no poder hacer nada y me recomendaron interponer la denuncia ante el Ministerio Público.

Deberían velar por el ejercicio legal de la profesión, el bienestar de los usuarios y la tranquilidad de los colegiados. La persona cobra muy barato, lo cual afecta la demanda para los titulados de la región.

Jonathan Alvarado Murillo, Alajuela

Ética y moral

Es inaceptable ética y moralmente la presencia de diputados que cobran dineros aduciendo tener una carrera profesional concluida, así como candidatos a alcaldes y vicealcaldes que adeudan montos alarmantes a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS); además, algunos tienen asuntos legales pendientes.

Como hijo de pueblo, rehúso aceptarlo y solicito a las autoridades tomar las medidas del caso en beneficio de los costarricenses, por dignidad y respeto. Si se requiere una reforma electoral, los órganos competentes deben propiciarla. Si hace falta dinero, los departamentos encargados deben hacer su trabajo.

Me niego a callar, ser un siervo menguado, no decir lo que todos pensamos. Las cosas solo se hacen de una manera, y esa es la correcta, justa y legal, máxime si hablamos de gobernar el destino de todos.

Sebastián Machado Flores, Alajuela

Semáforo peatonal

Ahora que vienen las elecciones municipales y los alcaldes se encuentran muy complacientes, quiero solicitarle al de Heredia favorecer la colocación de un semáforo peatonal en la esquina noroeste del parque, frente a las oficinas de Correos de Costa Rica.

La calle es muy transitada, lo cual representa un riesgo para muchos, principalmente para los niños que van a la escuela Joaquín Lizano.

Marco T. Vindas Chaves, Heredia

Control animal

Publican una foto de un perro con ropa y dicen que marchan contra el maltrato animal; sin embargo, hacer eso es fallar a la dignidad del animal porque no necesita vestimenta.

Maltrato es no poder dormir por los ladridos, es estar enfermo en cama siendo adulto mayor y tener que escucharlos todo el día y toda la noche. Maltrato es cuando se le pide al vecino que controle a sus mascotas agresivas que están en la calle y recibir malas palabras, y que el Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) no haga nada por la salud y la tranquilidad de las personas.

Maltrato es que la entidad ignore las advertencias sobre situaciones peligrosas y sus funcionarios digan que sin nombre y apellidos no pueden hacer nada.

Vilma Chavarría Mora, Zapote

Interés económico

Se sabía desde hace años. Era la crónica de una muerte anunciada de las capacitaciones del Ministerio de Educación Pública (MEP) diseñadas para salvar los ingeniosos proyectos para mejorar la enseñanza.

Los educadores iban por un aumento salarial. Por supuesto, se gastaron millones de millones en pagos a los capacitadores y en el ranquin de las pruebas PISA, lejos de subir, bajamos.

Ahora que se quitó el plus salarial por capacitarse, a un gran porcentaje de educadores ya no les interesan los cursos. No se trata de gastar por gastar, sino de evaluar. Si no mejoramos la calidad educativa, el método debe cambiar.

Mario Valverde Montoya, San Rafael de Montes de Oca

Escríbanos a cartas@nacion.com