24 mayo

Creo conveniente que la diputada Zoila Volio Pacheco y el presidente Alvarado Quesada se refieran al cultivo e industrialización del cáñamo en el país de manera más amplia y no solo a esa especie vegetal.

El Programa Descubre (MAG-Comex-Procomer) contempla un panorama más amplio de biomasas. Podría aprovecharse la iniciativa para considerar la posibilidad de tener nuevamente un sector productivo agroindustrial de fibras vegetales, área que disminuyó por el costo inferior de fibras derivadas del petróleo.

Esto incluiría, además del cáñamo, el abacá, la cabuya, el yute y otras posibles materias primas renovables, como son los residuos agroindustriales de palma aceitera y de piña.

Ya existen productos comerciales de pymes en el país y estudios y prototipos de productos derivados de fibras vegetales.

Julio F. Mata Segreda, Cedros de Montes de Oca

Procrastinación

Nos son pocas las personas que suelen postergar sus tareas y responsabilidades para dedicarse a actividades que les resultan más satisfactorias, pero que terminan siendo irrelevantes.

Numerosos adolescentes aplazan sus deberes porque se sienten atraídos, la mayor parte del tiempo, por las redes sociales, y dejan sus obligaciones para mañana. Luego, acaban lamentándose a última hora. Es interesante como la covid-19 podría llevar a la gente por el camino de la procrastinación.

Debido a la pandemia, estamos en confinamiento y dejamos para después las cosas porque pensamos “mejor lo hago mañana, tengo tiempo de sobra”. El problema ocurre cuando procrastinar se vuelve una rutina, pues la improductividad genera ansiedad. La inacción es una bomba que detona incertidumbres.

Yo, como estudiante de la Universidad de Costa Rica en la sede del Caribe, he caído en la procrastinación y durante esta cuarentena con más frecuencia. Para evitar vernos envueltos en la situación, es necesario organizar y planificar el día. En mi caso, trato de motivarme y ponerme pequeñas metas que me harán sentir satisfecha. Está bien ser poco productivo, pero hay que impedir que se vuelva costumbre.

Fernanda Jiménez Rodríguez, Limón

Pide el ROP

Cuando el costarricense tiene dinero, paga deudas, compra bienes, viaja, se opera, remodela, continúa sus estudios, mejora su calidad de vida, abre un negocio.

A consecuencia de lo anterior, las arcas del estado gozan de buena salud debido al aumento de la recaudación de impuestos por la compra y venta de servicios, hay más liquidez, crece la inversión, menos comercios cierran y cae el desempleo.

Entonces, ¿por qué la Cámara de Comercio no le propone al gobierno la entrega del ROP en vez de solicitar rebajas y exoneraciones de impuestos, amnistías y disminución de salarios del sector público? ¿Por qué el gobierno rechaza la entrega anticipada del ROP?

Jesús R. Espinoza, San José

La juventud

Es estimulante para una sociedad, empresa o institución saber que tiene asegurada la continuidad gracias a la presencia de gente joven que asume su responsabilidad y acepta consejos.

En la comunicación y otras disciplinas, las mentes atentas y cercanas a la nueva realidad que vive intensamente esa juventud son necesarias, en la mayoría de los casos son personas inquietas, entusiastas, observadoras y bienintencionadas.

Por esa razón, en vista de lo atípico de este año, debemos también reafirmar con certeza que la juventud es un estado mental por preservar como un verdadero tesoro en nuestro corazón.

Gustavo Halsband, San José

Revisión en fronteras

Es necesario que los países centroamericanos consideren la responsabilidad de salvaguardar vidas humanas, comenzando por hacer un chequeo al chofer al salir y entrar en cada frontera, a fin de determinar si contrajo la enfermedad del coronavirus. Esto aceleraría el proceso y no habría presa.

La culpa del retraso no es de Costa Rica, sino de los empresarios del transporte que no han entendido la gravedad de la situación.

William Parada Avilés, San José

Apoyo local

Como estudiante universitaria, me permito señalar tres medidas prioritarias tendentes a la reactivación económica local: brindar apoyo a los agricultores, puesto que las exportaciones se han reducido, y así los protegemos; ayudar a la empresa turística local visitando sitios de entretenimiento y vacacionando en el país; y comprar los productos o pagar por los servicios a las pequeñas y medianas empresas nacionales.

Mientras más apoyemos lo local, más rápido será superada la crisis generada por la covid-19.

Sabrina Vargas Chaves, Pococí