26 septiembre

A los costarricenses nos hace falta más acercamiento a obras artísticas. Resultaría interesante transitar por el centro de San Carlos o Turrialba y preguntar a varias personas si conocen el nombre de algún artista del dibujo, la pintura o de la escultura costarricenses.

O, mejor aún, si saben el nombre de alguna mujer destacada en el arte plástico nacional. Puede que algunos sí tengan conocimiento, pero me atrevo a decir que la mayoría no sabríamos qué responder.

Gracias al arte no solamente disfrutamos de lo que es agradable a la vista o al oído, sino también del valor simbólico, social e histórico; en esta ocasión me refiero al arte enfocado en el dibujo, la pintura y la escultura. El problema es que si no tenemos la experiencia de ver o leer sobre estas obras y sus artistas, nos estamos perdiendo de una parte que conforma la cultura de nuestro país.

Alejandra Mora Mora, San Ramón

Acabar con el 4-3

Una de las banderas del partido gobernante cuando pedíamos votos en las primeras campañas era la eliminación de la ley 4-3. Ese es el sustento legal que desde 1970 reparte las juntas directivas de las instituciones autónomas entre gobierno y oposición.

Se ahorraría en dietas y regresaría la “autonomía” institucional ya probada entre los años cincuenta y sesenta, pero en una Costa Rica multipartidista como la de hoy.

A inicios del siglo, la diputada del Partido Acción Ciudadana (PAC) Ruth Montoya (q.d.D.g.) se acercó al problema con el apoyo de la Escuela de Administración Pública de la Universidad de Costa Rica.

Es hora de honrar la histórica promesa para acabar con la innecesaria politización de asuntos tan sofisticados como la banca, el agua, la energía, las políticas de niñez y la educación técnica, entre otras.

Alejandro Vargas Johansson, Naranjo

Salario escolar

Hay muchos gastos que pueden reducirse o eliminarse, uno de ellos es el salario escolar, que casi desde cuando se inició el pago dejó de serlo.

Para empezar, cómo es posible que se diera a todos los empleados públicos cuando hay muchos solteros o con hijos mayores de edad, o a parejas cuando los dos trabajan en instituciones del Estado y a personas sin hijos.

Para la gran mayoría se convirtió en un segundo aguinaldo, y lo destinan a paseos, viajes al exterior, compra de bienes, pago de deudas.

Solo una parte si invierte el dinero en los útiles u otros artículos para estudio de los hijos. Antes de esto, las personas tomaban una porción del aguinaldo para esos gastos.

Por otro lado, este año poco se utilizó porque solo fueron un mes a clases, y el próximo año, como se ve la situación, no habría asistencia a las aulas. En esto el gobierno se ahorraría miles de millones de colones.

Carlos Escobar Vega, Heredia

Diferentes resultados

La semana anterior anunciaron la lista de los únicos laboratorios autorizados por el Ministerio de Salud para realizar la prueba mediante la cual se detecta la presencia de anticuerpos contra el SARS-CoV-2.

Me la hice en la Clínica Bíblica y di positivo, y en el Hospital Cima di negativo. En ambos centros médicos me repitieron el examen y los resultados fueron los mismos. Nadie me dio una explicación satisfactoria y mucho menos la devolución del dinero.

Johnny Garita Madrigal, San José

Envío a Bélgica

Necesito con bastante urgencia mandar documentos para un reembolso de mi aseguradora de salud, ubicada en Bruselas, Bélgica.

Tengo ya seis meses de cuentas acumuladas. Pero, aunque ya es posible enviar correo a Holanda, por razones solo comprensibles para la Dirección de Correos de Costa Rica, no se puede a Bélgica, que queda a la par. Es el mismo burocratismo extremo que tanto daño le ha hecho y le hace a nuestro sufrido país.

Rodrigo París Steffens, Bello Horizonte de Escazú

Responsabilidades

Exministros, exdiputados, exfuncionarios, economistas y otros exponen en los medios de comunicación todo lo que harían en este momento para solucionar algunos de los problemas que sufre el país, agravados en parte por la pandemia de covid-19: cantidad de empleados, sueldos desproporcionados, número y duplicidad de instituciones públicas —algunas obsoletas—, cooperativas de todo tipo, pensiones a diputados con aumento del 30 % anual desde 1985 y exoneraciones sin razón de ser, entre otras cosas que se generaron en administraciones en las cuales varios de ellos fueron integrantes, muchas veces con fines electorales para compensar favores recibidos o favorecer a círculos afines, y no pensando en el país.

Los tiempos no son los mismos, pero habría sido más conveniente haber pensado en todo lo que ahora proponen cuando tuvieron la oportunidad y la obligación, pudiendo así evitarnos males presentes.

Rodolfo Alfaro Murillo, Heredia