13 junio

El movimiento antivacunas no debe establecerse en Costa Rica. Décadas de progreso científico no deben ser eliminadas por personas que creen que por ver un video de cinco minutos en línea ya saben más que los médicos cuyos estudios les han tomado años o décadas. El comentario de Julio Vindas Rodríguez (13/6/2019) es el típico argumento falaz y anticientífico de echar la culpa de todos los males del mundo a las farmacéuticas.

Sí, son milmillonarias, pero eso no borra el hecho de que las medicinas han sido el fruto de largas investigaciones científicas y han salvado millones de vidas.

Las vacunas deben seguir siendo obligatorias para toda la población. Es uno de los grandes logros de la CCSS y del país. Le recomiendo a Vindas fijarse en el proyecto de ley que se está discutiendo en la Asamblea Legislativa para reducir el costo de los medicamentos.

Daniel Josephy H., Guadalupe de Goicoechea

Sistema solidario

El alto porcentaje de profesionales independientes que no cotizan a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) causa indignación. Se trata de un sistema de salud solidario: hoy por ti, mañana por mí.

Si esas mismas personas llegaran a enfermar, correrían a asegurarse para que la CCSS les dé el tratamiento. No es justo que muchos coticemos puntualmente durante décadas para que otros se beneficien sin casi haber aportado.

Eugenia Gutiérrez Castro, San José

Reembolso atrasado

Al comprar un paquete vacacional a la empresa Holiday Breeze CR, entregé un monto inicial. Como debía consultarlo con mi pareja, acepté porque me aseguraron, y así quedó estipulado, que tenía derecho a rescindir del contrato en los siguientes cinco días hábiles. En efecto, tuve que pedir el reembolso y han pasado tres semanas, no han anulado la compra y me citaron para ver mi caso con un abogado.

Melanie Ramírez Murillo, Cartago

Elefante blanco

Considero injusta la apreciación de Ramiro H. Jiménez R., quien en su comentario “Sin novedad”, del 13/6/19, enfoca negativamente la idea del presidente sobre la creación de la Agencia Nacional de Empleo, a fin de reactivar la economía y bajar el desempleo en el país, ya que no le da el mérito a la idea que, supongo, Alvarado y su ejército de asesores deben haber concebido devanándose los sesos durante muchos días y noches de trabajo y desvelo.

El hecho de que ellos ignoraran, y de que nadie les advirtiera de que dicha oficina ya existía, los absuelve de culpa por haber caído en la creación de un elefante blanco más, como otros tantos organismos duplicados y triplicados ya existentes en nuestra ineficiente burocracia gubernamental. Ramiro echó a perder el gran descubrimiento del agua tibia que con tanto sacrificio hizo esa pobre gente.

Orlando Jiménez Chaves, San José

Evasores impunes

Interesante y revelador. Así fue el artículo y el editorial de La Nación sobre los cobros de la CCSS a los trabajadores independientes. Sin embargo, no mencionan la feroz cacería que ha desatado esa institución para hacer pagar retroactivamente a esos trabajadores montos enormes hasta de diez años atrás, con lo cual dificulta y arruina el ejercicio liberal y cualquier otro oficio. Mientras tanto, los grandes evasores, bien gracias.

Humberto Moya Mórux, Alajuela

Excusa de Recope

Tuve la oportunidad de leer en esta sección de La Nación, el miércoles 12 de junio, la respuesta de Shionny Porras Moya, jefa de Prensa de Recope. Fue un intento para justificar a un lector la “validez” de trasladar lo correspondiente al robo de combustible a los costarricenses que no tenemos culpa alguna.

El descargo no tiene pies ni cabeza. Es un asunto de honradez, legalidad y valores. Deben pagar quienes roban. Que la Aresep nos demuestre con objetividad y justicia que las cosas no son así.

Edgar Morales Phillips, Coronado