Cartas

Cartas a la columna: Alarma desprogramada

Suena en la madrugada y los fines de semana

Los vecinos del Pacto del Jocote, en el barrio San José de Alajuela, tenemos que soportar una escandalosa alarma que instalaron en Ferromax. Después de que sale el personal, empieza el viacrucis hasta la madrugada.

Los fines de semana no es la excepción. Los domingos nos despierta en la madrugada, y el sonido intermitente se mantiene hasta el lunes, cuando entra de nuevo el personal. Este problema lleva tiempo y no hay manera de que la alarma sea programada de forma tal que los residentes podamos vivir en paz.

Luis Fernando Bruno Guzmán, Alajuela

Deficiente atención

El sábado el cajero automático de la agencia del BAC de Tibás no imprimió el comprobante. Lo solicité a Servicio al Cliente y no resolvieron el problema. Por eso, solicité ayuda a la jefa.

La funcionaria tardó media hora en bajar de no sé qué piso, y me entregó un documento una hora después de haber comenzado el trámite, pero el monto es distinto. Para colmo, me informan de que la revisión toma 11 días, aproximadamente. Espero una solución pronta.

Francisco Sánchez Ramírez, Tibás

Juntas directivas

La experiencia de las juntas directivas en la instituciones demuestra hasta la saciedad su inoperancia, pues se convierten en órganos costosos y decorativos.

Múltiples son los casos, pero basta con citar unos pocos para entenderlo. La Caja Costarricense de Seguro Social lleva más de un año con el sainete de la investigación sobre la compra de mascarillas. Mientras, los involucrados gozan de vacaciones generosamente pagadas.

La de Acueductos y Alcantarillados alega ignorancia en el arbitraje que condenó a la institución a una millonaria multa en dólares. Para cerrar, Recope alcahuetea millonarias prebendas a sus muy bien pagados funcionarios. Su burocrático actuar se limita a aprobar lo que quienes las tienen secuestradas les envían y cobran sus jugosas dietas. Ejemplos llenan el canasto de la impunidad y la indignación de la ciudadanía.

Sugiero, a manera de solución, fortalecer vigorosamente a la Contraloría General de la República, a fin de que cumpla a cabalidad la supervisión de la instituciones y oriente la obsoleta Dirección de Servicio Civil para que desempeñe su función, y de ese modo acabar con la debacle que significan las juntas directivas.

Milton González Castro, La Unión

Aberración fiscalista

El impuesto sobre las casas de lujo que propone el gobierno es una aberración fiscalista, porque es adicional al que grava los bienes inmuebles. Duplicar la tarifa del primero, como dice el plan, equivale a triplicar una carga sobre lo mismo.

El tributo no es sobre la riqueza, porque toma el valor de la casa sin restar deudas contraídas para la adquisición, que es lo típico, y es el neto lo que suma a la verdadera riqueza de una persona. La fórmula oficial para la depreciación implica que a los 20 años una casa con vida de 40 solo puede depreciarse en un 37 %, no en un 50 %.

La vivienda es la mayor inversión de muchos en toda su vida y lo que les llama a ahorrar. Si eso se penaliza más, menos construcción de viviendas habrá. Si el objetivo es dotar de más recursos al gobierno, ¿por qué se decidió no cobrar el impuesto sobre la renta al salario escolar de los burócratas? Mal mensaje sobre la coherencia de la política fiscal de Costa Rica.

Thelmo Vargas Madrigal, Santa Ana

Salario escolar

En un acto en contra de la mayoría de los costarricenses, Liberación y el Frente Amplio, junto con Paola Vega, se unieron para enterrar el proyecto de ley que planteaba eliminar la exoneración del salario escolar, que debería pagar el impuesto sobre la renta.

Tributación debe obligar al Estado a retener el monto que corresponda a los empleados públicos que lo reciben, sobre la totalidad del salario, no como lo proponen, de ¢1 millón en adelante.

Se trata de un ajuste salarial por costo de vida, que se acumula en forma anual, calculado sobre el salario nominal de cada funcionario. Si este ajuste salarial no fuera acumulativo, se pagaría mensualmente el impuesto sobre la renta, dicho de otra forma, es un salario gravado. Como nace de un decreto, no puede gozar de exoneración, porque las exoneraciones solamente pueden ser aprobadas mediante una ley.

Efrén Elizondo Granados, Pérez Zeledón

Respuesta de Claro

Con respecto a la carta de Johann Cairol Barquero, publicada el miércoles 10 de noviembre bajo el título “Error de Claro”, informamos de que revisamos el caso y procedimos a hacer el ajuste, nos comunicamos con él y quedó satisfecho.

Carolina Sánchez Rangel, vocera de Claro