15 octubre

Desde hace un mes aproximadamente recibo, como mínimo, dos llamadas telefónicas diarias o mensajes de los números 22075020, 22344875 y 22344342. Aunque siempre explico que no conozco a la persona que buscan, alguien de apellido Álvarez sigue llamando. Es acoso, indudablemente.

Eugenia González Carvajal, Esparza, Puntarenas

Fondos de Conavi

La red vial nacional está en muy buen estado. De frontera a frontera y de puerto a puerto se transita por carreteras bien mantenidas y demarcadas. Le ha costado tiempo, dinero y esfuerzo al país recuperarla del desastroso estado en que estaba. No hay que ser mezquino en reconocerlo.

Economizar en el pago del marchamo ahora para después tener que pagar repuestos y llantas no tiene sentido. Si se recortan recursos al Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), utilizados principalmente en el programa de mantenimiento de carreteras, el deterioro es inminente. Eso, sin mencionar el aumento en los accidentes de tránsito debido al mal estado de las vías.

Pensemos antes de actuar: ¿Valdrá la pena economizar algunos colones para tener que sufrir al transitar y gastar dinero en repuestos después? Yo creo que no.

Jorge Solano Jiménez, Cartago

Contra bloqueos

No hay protestas de hombres y de mujeres ni bloqueos rosa ni bombas molotov con olor a flores. Hay bloqueos, protestas, bombas, gases lacrimógenos y arrestos. Si quiere participar, corra el riesgo. Si quiere un trato diferente, no hable de igualdad real ni de cuotas y quédese en la casa sin molestar a los hombres y mujeres que quieren producir y trabajar. No diga que me representa. En Costa Rica todavía hay libertad de expresión para todos.

Victoria Rodríguez Rodríguez, San José

En desacuerdo

En Costa Rica, país de paz y democracia, unos cuantos costarricenses ocultos detrás de una manifestación popular, para nada pacífica, nos cortaron el libre tránsito. Dos o tres individuos, con un mecate y una bandera, se apoderaron de las carreteras.

Alegan estar ahí para defender a los costarricenses y, según ellos, todos estamos a favor de tales manifestaciones. En lo personal, nunca estaré de acuerdo con ningún acto en contra de nuestra Constitución y de los costarricenses, no puedo apoyar a un grupito guiado por un populista que busca la desestabilización de la paz y la democracia.

Piden al gobierno diálogo abierto y le envían un documento con un ultimátum; si lo acepta hay diálogo, si no, siguen en las calles, no saben que diálogo es igual a negociaciones, donde hay que ceder en muchas ocasiones para que sea fructífero. El costarricense debe entender que donde debemos manifestarnos es en las urnas, con nuestro voto cada cuatro años.

Efrén Elizondo Granados, Pérez Zeledón

Abrir los ojos

Antes de rogar por una vacuna contra el SARS-CoV-2, deberíamos hacerlo por una contra la falta de sentido común. Si obrara el milagro, deberían inmunizar urgentemente a toda la clase política y a los empleados públicos, porque llevarán al país a una crisis sin precedentes.

El Estado y sus trabajadores parecen creer que la crisis, por lo demás global, no les corresponde y quienes la sufren de verdad deben pagar más impuestos para mantenerlos a salvo, con todos sus privilegios.

Su voracidad no solo llegó al límite, sino que es insostenible. Pronto tendrán que advertir que la realidad es como la gravedad: es inevitable y nos espera a la vuelta de la esquina.

Óscar Álvarez Masmela, Escazú

Cambio en JPS

La Junta de Protección Social de San José (JPS) cometió un error al reanudar el juego del premio acumulado no como antes, que cuando salía la bolita ganadora se repartía el monto total dependiendo de las fracciones adquiridas por cada uno.

Actualmente, hay que activar, cuando menos, dos fracciones, hasta un máximo de 100, para obtener una participación, y si sale la bolita del acumulado simplemente se saca un ganador, ya no una serie y un número para repartirlo entre los compradores del entero.

No se benefician varias personas, sino una sola. Una gran desmotivación para comprar lotería o chances.

Gerardo Arias González, La Unión

En pos de la paz

Fue muy refrescante leer en “Foro” (15/10/20) una opinión en pro de la causa israelí, escrita con respeto y buena pluma, como lo hace mi amigo Mayer Tropper. Se lo agradezco. Sin duda, el restablecer relaciones diplomáticas con Estados, que dichosamente no están en guerra con Israel, fortalece un proceso de estabilidad en Oriente Próximo y podría abrir senderos para la convivencia pacífica y de interés mutuo con los palestinos.

Con el tramposo de Benjamín Netanyahu y el cinismo de Donald Trump y Mike Pompeo será difícil, pero algo se avanza en el sentido correcto.

Freddy Pacheco León, Heredia