27 septiembre

Soy aficionado a los zoológicos y centros de conservación, tanto de especies nacionales como exóticas; sin embargo, después de conocer los diferente planteamientos de científicos que recomiendan eliminar la reproducción y existencia de centros de cuidado y exhibición de animales no originarios de nuestro país o región, mi conclusión es que el criterio del Minae es correcto y debe atenderse.

Lo que no me parece correcto es el decomiso de los animales, pues el cambio de hábitat en forma violenta podría traer más daño que beneficio, no solo porque podrían enfermar y morir, sino también porque representaría un costo muy alto en momentos de pandemia y estrechez presupuestaria de las instituciones estatales.

Lo correcto es que con el apoyo de la policía, si fuera necesario, los expertos en la materia intervinieran los centros donde están los animales y, sin sacarlos de su hábitat, procedan a castrarlos y prohibir la traída de estas especies. El costo debe asumirlo el Estado porque durante varios años permitió este tipo de actividades.

Freddy Coto Varela, Cartago

Pudientes ahogados

El presidente, Carlos Alvarado, dice que los más pudientes serán quienes más apoyen. Deseo recordarle que los más pudientes, como él nos llama, ya estamos pagando de más, y no por nuestro gusto, sino porque vivimos en el país equivocado.

Nuestra educación pública no es como la de Finlandia, tenemos que pagar más por tener a nuestros hijos en escuelas privadas. El Ministerio de Educación cada día está peor administrado y así lo reportan las últimas pruebas PISA.

Nuestra seguridad pública no es como la de Japón, y por eso tenemos que pagar más por seguridad privada para nuestros hogares. Los cuerpos policiales no están ni cerca de contrarrestar la creciente ola de criminalidad que vivimos.

Como nuestro transporte público no es igual al de Inglaterra, nos vemos obligados a comprar vehículos y pagar por ellos altos impuestos. Nuestros medios de transporte público son obsoletos, peligrosos e ineficientes.

Porque nuestra seguridad social no es como la de Canadá, debemos pagar más por seguros adicionales de salud. La CCSS está fuera de control y hace imposible una pronta atención.

Porque nuestro sistema de protección de empleos no es como el de los Estados Unidos, nos vemos obligados a pagar más por asegurar nuestro trabajo. Ninguna oficina nacional está preparada para combatir eficientemente el desempleo y el Estado no está interesado en la reactivación económica.

Deje ya de separar a los pudientes de los no pudientes, eso se llama populismo, y empiece a comparar su gobierno con el de las grandes naciones.

Fernando Sandí Chacón, Escazú

Abrir atunera

Ya es hora de que los puntarenenses exijan al presidente, Carlos Alvarado, en su próxima visita a la provincia, la instalación de una empresa de capital ecuatoriano que tiene interés desde el 2018 en invertir en una atunera. Daría empleo a más de 1.500 personas. El Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca) no ha escuchado las peticiones de los puntarenenses.

Fernando Cordero Alvarado, San José

Contra acuerdo

Todos estamos cansados de oír que el lobo va a llegar, y ya llegó. No busquemos alternativas porque no las hay. El presidente dijo que iba corregir todo lo que tenía que arreglarse.

El momento de la historia llegó, no es justo pedir a los ciudadanos que aporten para corregir por un tiempo. Nadie puede creer que si damos apoyo ahora no estaremos en la misma posición dentro de uno o dos años.

Aunque parezca descabellado, es mejor que todo se caiga, el empobrecimiento de todos, pero que se resuelvan los problemas estructurales.

Si se hace un arreglo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) es dar un tiempo para que los que están en el gobierno salgan y pasen la mala situación a los que vienen. Pero nosotros seguiremos pagando los lujos y el desperdicio.

Cerremos todas las puertas y que el gobierno vea cómo sale adelante, como lo hacemos los ciudadanos.

Con arreglo o sin él vamos a empobrecernos. Eso nadie va a evitarlo. No protejamos a los que nos han pauperizado.

Qué difícil es escuchar a la clase política dar gran cantidad de excusas, pero no dice la verdad de nuestra situación. El PAC, el PLN, el PUSC y otros más son culpables; sin embargo, ninguno tiene la valentía de poner un alto.

Bernardino Rojas Sánchez, Liberia, Guanacaste