#NoComaCuento

Una mentira con 6 años de circular en Latinoamérica: el Whatsapp del proyecto de cárcel para religiosos

Una cadena de WhatsApp alerta sobre supuestas persecuciones religiosas por un proyecto de ley inexistente, del cual se especula desde el 2016

No es cierto que en el Senado de Bolivia se esté discutiendo una iniciativa ley para encarcelar a los religiosos que “prediquen a horas impropias”, como lo afirma actualmente un mensaje que se distribuye viralmente por Whatsapp en Costa Rica. Tal falsedad ha circulado en distintos países de Latinoamérica desde hace al menos seis años, sin que en ninguno se haya identificado un proyecto con tales características.

En otras ocasiones, el mensaje atribuye el supuesto proyecto a otros países.

La cadena, que se comparte en chats de usuarios costarricenses, dice: “¡¡¡ MUY TRISTE PARA BOLIVIA !!!El día de hoy se comienza a debatir la iniciativa de ley para la protección doméstica en el Senado del Estado. La cual contempla -Cárcel a religiosos por predicar a horas impropias. -Sanción a congregaciones que tengan un volumen alto al momento de celebrar su culto” (SIC).

Según el mensaje viral, el plan de ley también castigaría “a quienes anden por las calles y visitando los hogares, incomodando a los peatones y violentando la integridad de la familia”; y establecería como una violación a la libertad de culto el imponer la lectura de la Biblia.

El texto no especifica cuándo habría iniciado la discusión del supuesto plan de ley; no obstante, esta misma semana, el servicio de verificación de la Agencia France-Presse, AFP Factual, constató que no existe registro de un proyecto de ley con las palabras que describe el mensaje, ni en la Cámara de Diputados ni en la Cámara de Senadores de Bolivia.

Hace tres años, el mismo texto se propagó en dicho país, donde el medio Bolivia Verifica constató, por medio de la Jefatura de Comunicación del Senado, que para ese momento no existía la iniciativa de ley mencionada en la cadena.

Sin embargo, los orígenes de la falsedad se pueden rastrear hasta el 2016, en República Dominicana. En junio de ese año, el periódico local Diario Libre reportó que grupos religiosos estaban difundiendo, en redes sociales, mensajes que tergiversaban el contenido del proyecto de Ley Orgánica de Libertad Religiosa que se discutía en el Congreso.

Según Diario Libre, el plan establecía los deberes de las organizaciones religiosas de sujetarse a la Constitución y las leyes, respetar las instituciones, abstenerse de perseguir fines de lucro y registrarse ante el Ministerio de Interior y Policía como instituciones no gubernamentales.

Sin embargo, en plataformas digitales se divulgó la versión de que se impondría prisión a los predicadores y sanciones a las congregaciones por hacer ruido, aunque el plan no mencionaba ninguna propuesta por el estilo.

Al ser consultado por AFP Factual, el exlegislador dominicano Edis Mateo Vásquez, quien había impulsado la propuesta, confirmó que el plan no contemplaba encarcelar a religiosos. Reconoció que el expediente, además, nunca prosperó y quedó archivado.

La misma falsedad que circuló en Bolivia y se difunde ahora en Costa Rica, se reprodujo también en Colombia y México, donde fue desmentida por los verificadores de ColombiaCheck, en el 2019, y Animal Político, en el 2020.

-AFP Factual: Es falso que el Congreso de Bolivia discuta una ley para encarcelar predicadores religiosos

-Bolivia Verifica: Falso que el Senado trata una ley que sancione a congregaciones cristianas por sus actividades religiosas

-Diario Libre: Religiosos temen a ley de cultos que se discute en el Senado

-Colombia Check: No está en debate ley que contempla ‘cárcel a religiosos por predicar a horas impropias’

-Animal Político: No hay una iniciativa de ley que contemple “cárcel a religiosos por predicar a horas impropias”

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.