Manuel Robles. 13 agosto
La reina Letizia (centro) junto a estudiantes españoles durante la presentación del programa (In)fórmate. Fotografía: (In)fórmate.
La reina Letizia (centro) junto a estudiantes españoles durante la presentación del programa (In)fórmate. Fotografía: (In)fórmate.

Reino Unido y España llevarán a sus aulas programas educativos para que los niños y jóvenes pueden aprender a distinguir entre una noticia falsa y una real, y así luchar contra la desinformación en las redes sociales.

Las iniciativas comenzarán a implementarse entre setiembre de este año y principios del 2020.

En el caso de Reino Unido, los contenidos se incluirán en las mallas curriculares de otras materias que ya cursan los estudiantes, principalmente de los 11 a los 16 años.

Mientras, España planea que a lo largo de los próximos dos años, unos 30.000 estudiantes, entre los 14 y 16 años, sean capaces de detectar noticias falsas.

Ambos países apuestan por la educación a temprana edad, luego de sufrir el impacto de la desinformación sistemática mediante redes sociales, en procesos electorales recientes. Reino Unido con el referendo del Brexit, en 2016, y España con las elecciones generales, de abril pasado.

Otras naciones como Finlandia y Ucrania ya desarrollan proyectos similares en sus aulas. En Costa Rica aún no hay nada concreto.

El caso de Reino Unido

Según la cadena de noticias BBC, a los jóvenes en Reino Unido se les enseñará cómo funciona el sesgo de confirmación, que es cuando las personas buscan o juzgan las cosas según lo que ya creen, ese fenómeno ayuda a difundir historias falsas.

También se les instruirá sobre las técnicas que a menudo se utilizan para persuadir o manipular a los demás.

La iniciativa busca además, que los estudiantes puedan evaluar lo que ven en línea con la intención de que no asuman de manera automática que lo que todo es verdadero o aceptable.

Otro de los objetivos es que los niños y jóvenes puedan identificar posibles riesgos en línea y tomar decisiones informadas sobre cómo actuar.

Y por último, se pretende dotar a los estudiantes de las herramientas para buscar apoyo si están preocupados o molestos por algo que ven en línea.

30.000 capacitados en España

Por su parte, la iniciativa española que busca capacitar a 30.000 jóvenes y niños, en un lapso de dos años, se llama ‘(In)formáte’ y pretende principalmente, desarrollar el pensamiento crítico de los alumnos ante la desinformación.

El proceso de aprendizaje en ‘(In)formáte’ se dividirá en tres fases: observar, jugar y demostrar.

La primera etapa consiste en exponer a los estudiantes a videos realizados por expertos en comunicación en los que se les enseña, por ejemplo, a distinguir entre un hecho y una opinión.

Luego los alumnos obtendrán, mediante el uso de un videojuego llamado Eraser, habilidades relacionadas con el análisis de información y los contenidos en línea. Eraser se desarrolla en un futuro distópico infestado de noticias falsas.

Y en la última fase, los estudiantes participarán en una competencia donde elaborarán contenidos para redes sociales, como videos y reportajes.

Esta iniciativa nació de una alianza entre Google España, la Fundación de ayuda contra la Drogadicción y el Gobierno español. Además, participan varios medios de comunicación como la agencia de noticias EFE y RTVE.

"El pensamiento crítico es el antídoto contra la desinformación y la clave para que las nuevas generaciones puedan discernir la veracidad de los contenidos que consumen como miembros de una sociedad avanzada y competitiva”, expresó Francisco Ruiz, director de Políticas y Asuntos Públicos de Google España y Portugal, en la presentación de la iniciativa.

Impacto reciente

Tanto España como el Reino Unido sufrieron el impacto de la desinformación sistemática mediante redes sociales, recientemente.

Por ejemplo, las noticias falsas fueron un factor determinante para la victoria del “Sí” en el referendo del Brexit en 2016. Según información publicada por el diario The Independent, el día de la votación se registraron miles de tuits y publicaciones en Facebook provenientes de fábricas de troles ubicadas en San Petersburgo, Rusia.

Además, la votación del Brexit está en el corazón del escándalo de Cambridge Analytica, una consultora que obtuvo información de al menos 50 millones de usuarios de Facebook sin permiso para generar propaganda política dirigida, en redes sociales.

Por otro lado, en España, a pocos días de las elecciones generales del 28 de abril de este año, Facebook cerró 20 páginas que compartían contenido falso, mensajes misóginos, islamófobos y homófobos .

Según un estudio de la organización Avaaz, España lidera el consumo de desinformación en Europa. Por ejemplo, vía WhatsApp las noticias falsas alcanzaron a cerca de 10 millones de personas en la votación de abril.

Otros esfuerzos

Las iniciativas de Reino Unido y España se unen a proyectos similares que se desarrollan en otros países como Finlandia y Ucrania.

En Ucrania, el año pasado se realizó un plan piloto para jóvenes de secundaria con el objetivo de combatir la desinformación en Internet. Más de 5.000 estudiantes de octavo y noveno año recibieron en sus contenidos curriculares temas sobre noticias falsas, medios de comunicación, discursos de odio y pensamiento crítico.

Los resultados mostraron que los estudiantes que participaron en este programa tuvieron un 18% más de rendimiento para detectar noticias falsas, un 16% para diferenciar entre un hecho y una opinión y un 14% sobre conocimiento en la industria de los medios de comunicación.

Por su parte, Finlandia cuenta, desde 2014, con formaciones para todos los públicos sobre el tema y tiene el desarrollo de pensamiento crítico como pilar en todos los niveles de la educación.

Además, mediante alianzas con iniciativas de chequeo de datos se llevan a las escuelas los contenidos más actuales referentes a desinformación.

En Cataluña, España, también se imparte un curso sobre la credibilidad de la información que circula en redes sociales, con la idea de fortalecer el pensamiento de los estudiantes y enseñarles a distinguir la información confiable de la falsa.

La iniciativa está enfocada en niños y jóvenes de 10 a 16 años y aborda temas como: los influenciadores, el uso de dispositivos móviles, la identidad digital, las noticias falsas y el efecto de los algoritmos en cómo se recibe la información en las redes sociales, búsquedas y publicidad.

El programa está pensado para que se desarrolle dentro del horario lectivo habitual y se estructura en 12 unidades didácticas: cuatro sobre información, cuatro sobre entretenimiento, dos sobre publicidad y dos sobre buenas prácticas con los dispositivos digitales.

¿En Costa Rica?

El Ministerio de Educación Pública (MEP) informó que se encuentra en conversaciones con representantes de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) para llevar contenidos de alfabetización mediática a las escuelas, pero por el momento no hay nada concreto.

Esta información forma parte del proyecto #NoComaCuento, una iniciativa de La Nación que busca analizar la veracidad de la información que circula en redes sociales. Usted puede formar parte de este proyecto enviándonos información que le parezca falsa o poco confiable al WhatsApp 6420-7160 o al correo nocomacuento@nacion.com.

También puede recibir nuestras publicaciones directamente en su celular uniéndose a este grupo de WhatsApp o al bot de Telegram.