¿Cómo se hizo este proyecto?

Cuando se habla de deserción escolar se suelen usar cifras y porcentajes a escala nacional. La intención de este trabajo era mirar más allá de los números generales y desmenuzar las estadísticas, colegio por colegio.

Queríamos conocer cuántas y cuáles secundarias públicas habían logrado salvar a más jóvenes de abandonar sus estudios en los últimos tres años y cuáles otras, por lo contrario, estaban perdiendo la batalla contra la deserción.

A finales de febrero pasado, empezamos a analizar las bases de datos con la información de los 643 colegios públicos que había en el país en 2011. Esos archivos incluyen los números (relativos y absolutos) de matrícula y deserción, registrados en 2011, 2012 y 2013 en cada una de esas instituciones.

Las bases fueron suministradas por el Departamento de Estadística del Ministerio de Educación Pública (MEP) y las cifras que contienen son las reportadas, bajo declaración jurada, por cada uno de los directores de los centros educativos a inicio y final de curso lectivo.

Para validar la data hicimos una consulta telefónica a los 12 colegios que presentaban los cambios en deserción más significativos. También seleccionamos una muestra de 47 colegios adicionales donde la cantidad absoluta de desertores había bajado en 50 o más alumnos entre 2011 y 2013. Esa muestra se remitió al departamento de Estadística del MEP para su verificación.

Así, encontramos dos casos donde los números estaban errados para 2013 y se asignaron los valores correctos a los colegios nocturnos de Pococí de Limón y Golfito de Puntarenas.

Una vez terminado ese proceso, y para facilitar el análisis, la data se agrupó por año, tipo de colegio (académicos y técnicos, tanto diurnos como nocturnos), por tamaño de centro educativo, según la cantidad de alumnos; también se dividió por Dirección Regional, provincia y cantón de localización de cada institución.

Además, a la par de la celda que contenía el dato de deserción reportado por cada colegio se añadió la cifra del promedio nacional por cada modalidad de enseñanza.

Luego, se calculó cuánto cambió el indicador de deserción, en puntos porcentuales, en cada colegio en los dos períodos comprendidos entre 2011 y 2013. La variación también se estimó en cantidades absolutas respecto de la matrícula. A cada tipo de variación se le asignó un valor cualitativo: bajó, subió, se mantuvo y no hubo deserción.

Esta base, generada a partir de la oficial del MEP, la analizamos en Excel y también la visualizamos en el software de Tableau Public; de esa forma obtuvimos las respuestas a las preguntas en las cuales se fundamentó esta investigación.

Así, determinamos cuántos colegios subieron o bajaron, durante dos lapsos continuos, la fuga de alumnos de sus salones de clases. Supimos los nombres y ubicación de cada una de esas instituciones entre las que resaltaban el Colegio Diurno de Limón, el Colegio de Pacuare, también en Limón; el Colegio Técnico Profesional de Liberia y la Sección Nocturna del Colegio Técnico Profesional de Hojancha (ambos en Guanacaste) y el Colegio Nocturno José Martí de Puntarenas.

Conocimos el caso del Colegio San Luis Gonzága de Cartago, el centro con la matrícula más grande del país, pero del que muy pocos alumnos se marchan. Encontramos que, entre los Colegios Técnicos Profesionales, el de Ulloa, en Heredia, es excepcional porque, de 1.000 alumnos, solo uno dejó los estudios en 2013.

También, entre todas las cifras resaltaron las de los centros donde el abandono estudiantil se ha deteriorado. Exploramos las causas con los directores de dos de esas 44 instituciones: el Colegio Nocturno Alfredo González Flores de Heredia y el Colegio Rodrigo Solano Quirós, en Siquirres de Limón.

Pero más allá de los números, este proyecto también se trató de encontrar las historias de alumnos, docentes y organizaciones de apoyo que le dieron un rostro a los que la base de datos nos contaba.

Tras visitar colegios de todas las modalidades alrededor del país y conversar con expertos, logramos identificar una serie de factores presentes en los centros educativos exitosos.

Además, detectamos aquellas condiciones que más parecieran propiciar el retiro de las aulas. Estas lecciones se evidencian en este proyecto, compuesto por tres entregas, que en este momento usted tiene ante sus ojos.

Si desea examinar la base de datos utilizada, la puede descargar en este link.