Osteoartrosis podría afectar a 350 millones de personas en el 2025

La incidencia en pacientes jóvenes de esta enfermedad ha aumentado 4 veces desde 1990 a la fecha, debido a la obesidad y a las prácticas de deportes de alto impacto

Por Shirley Ugalde

La Osteoartrosis (OA) es una de las enfermedades más antiguas y comunes de los seres humanos. Se trata de una enfermedad degenerativa progresiva, sin cura que afecta principalmente las articulaciones de la rodilla y la cadera. Cuando una persona padece osteoartrosis, los cartílagos se desgastan, lo que causa dolor y rigidez en las articulaciones principalmente.

Existen muchas afecciones y dolencias que la pueden causar, como el sobrepeso, lesiones, debilidad muscular, daños en los nervios que suplen las zonas de las articulaciones e incluso, factores hereditarios. A nivel mundial, se estima que 350 millones de personas sufrirán de esta enfermedad en 2025 1.

sanofi

Aunque la OA puede afectar cualquier articulación, ocurre más a menudo en las rodillas, caderas y columna vertebral. En menor frecuencia, afecta los dedos de las manos, las muñecas, los codos o los tobillos. Algunos factores como la obesidad, por ejemplo, incrementan el riesgo de OA en las rodillas. Diversos estudios señalan que el peso corporal durante los años medios y tardíos parece ser el factor de mayor importancia en cuanto al riesgo de que una persona desarrolle OA de las rodillas2.

Rony Calderón, Gerente Médico para la Franquicia Osteoarticular en la industria farmacéutica de Sanofi comentó que las personas con debilidad en los músculos superiores del muslo también son más propensos a desarrollar OA de rodilla, en comparación con quienes no padecen de debilidad muscular.

“Es importante conocer la diferencia entre Artritis y Osteoartrosis, la primera se debe a una respuesta inmunológica del organismo que conlleva a que haya disfunción articular, y la segunda es debido a un desgaste de la articulación, lo que conlleva a aparición de dolor, rigidez, inflamación e hinchazón, enrojecimiento y disminución del líquido sinovial dentro de la articulación afectada”, señaló el Dr. Calderón.

sanofi

Otra de las causas asociadas a esta enfermedad son las lesiones. Un historial de lesiones significativas en la rodilla o cadera aumenta el riesgo de que se desarrolle OA en dichas articulaciones3.

Además de los profesionales que cuidan de otros pacientes como los enfermeros y los asistentes.

La tasa de relación de la presentación de la enfermedad es de 4.8:1 (significa que por cada 4.8 mujeres, un varón presenta la misma). Alrededor del 80% de los enfermos, tienen más de 65 años y se dice que el 50% de los pacientes arriba de estas edades, tendrán evidencias radiográficas de enfermedad osteoarticular, con o sin síntomas5.

Sin embargo, esta enfermedad está dejando de ser una enfermedad solo del adulto mayor, ya que la incidencia en pacientes jóvenes (35-44 años), ha aumentado 4 veces desde 1990 a la fecha, sobre todo debido a la obesidad y a las prácticas de deportes de alto impacto (correr, deportes extremos, y actividad física de alto impacto como es el crossfit, entre otros)6.

sanofi

“Según la Arthritis Foundation, se estima que para el 2025 habrá un aumento del 16% de pacientes con este tipo de enfermedad, llegando a representar alrededor de 350 millones en todo el mundo. En costos anuales, esto representa gastos estimados en alrededor de 80 billones de dólares”enfatizó el Dr. Calderón.

Para diagnosticar la enfermedad, se requiere de un examen físico basado en el historial clínico del paciente, pero también se pueden utilizar radiografías que ayudan a confirmar el diagnóstico y a determinar la magnitud del daño sufrido.

Un buen programa de tratamiento puede ayudarle al paciente a disminuir el dolor y la rigidez de las articulaciones, mejorar el movimiento de las mismas y aumentar su capacidad para llevar a cabo actividades cotidianas.

Entre las opciones de tratamiento destacan, control del peso mediante dietas, programas de ejercicio estructurado, tipo fortalecimiento y/o entrenamiento Cardio Balanceado o Ejercicios de Mente-Cuerpo, como Tai Chi o Yoga, dispositivos de asistencia como soportes y férulas, terapia física y ocupacional, medicamentos como analgésicos que ayuden a aliviar el dolor, diversos anti-inflamatorios y suplementos nutricionales como el Colágeno hidrolizado, sobre todo en etapas tempranas de la enfermedad7.

sanofi

Además, existen técnicas, aprobadas por guías internacionales, que consisten en la colocación, a nivel de la articulación dolorosa, más comúnmente en las rodillas, de derivados de ácido hialurónico y Hylan GF20 de alto peso molecular, una sustancia que se encuentra en forma natural en el líquido dentro de las articulaciones y que ayuda a lubricar y amortiguar la misma.

Finalmente, la cirugía podría ser útil si existen grandes daños en las articulaciones, dolor persistente en las mismas y discapacidad debido a la limitación del movimiento articular9.

REFERENCIAS