Comer mejor es posible con una serie de cambios en nuestros hábitos

La elección de productos saludables y naturales contribuye con esta misión.

Por: Arturo Pardo para Brand Voice

Vivir en Centroamérica significa disponer de una gran variedad y cantidad de frutas y vegetales que pueden darles color y nutrientes a nuestras dietas en el día a día. Sin embargo, a pesar de contar con un privilegio en cuanto a esta variedad de alimentos naturales, los datos de la OMS revelan que hay mucho trabajo por delante para mejorar las prácticas de la población en general.

La gravedad de la desnutrición, malnutrición y la obesidad ponen en evidencia que hay un desequilibrio en la ingesta calórica y de nutrientes, en un extremo por exceso, y en el otro, por carencia. El desbalance en la alimentación pone en riesgo el consumo apropiado de micronutrientes, es decir, vitaminas y minerales, que el cuerpo humano debe recibir para su debido crecimiento y desarrollo.

Especialistas de la OMS han observado que estos problemas tienen como denominador común un sistema alimentario incapaz de ofrecer, de forma equitativa, una alimentación saludable, inocua, asequible y sostenible.

El impacto va más allá de las afectaciones para las personas de forma individual, pues, a la vez, incide en lo social y ambiental, al tener efectos en el ambiente, con cultivos que atentan contra la tierra y la seguridad alimentaria, al irrespetar la biodiversidad y los ecosistemas. Además se presentan casos donde las prácticas elegidas para los cultivos son económicamente injustas y asequibles.

Las modificaciones que se pueden hacer

Entre los hábitos más sencillos que podría cambiar en el mercado centroamericano se incluye un mayor consumo de vegetales en la dieta del día a día. Para mejorar la alimentación es necesario buscar opciones naturales, antes que los productos con una alta cantidad de preservantes o ingredientes artificiales.

La reticencia o desinterés por mejorar los hábitos alimentarios conlleva problemas de salud para el futuro, entre ellos trastornos, afectación al sueño y desbalances en el peso corporal.

Cuando una persona busque información para mejorar su salud debe revisar la procedencia de la información, que venga respaldada por una fuente confiable, profesional en el tema alimentario. Además, idealmente, puede acompañar el proceso con recomendaciones como una guía de compras de productos frescos y naturales, así como referencias para un recetario que ayude a cambiar los hábitos de manera significativa. Cada persona también puede idear una manera de facilitar la ingesta de frutas y vegetales, como asistir a la feria del agricultor más cercana o disponer los productos a la vista en sus casas.

Dentro de las recomendaciones que hace Natura’s está presente la necesidad de asegurar que los platos que consumimos tengan variedad de colores.

Otras recomendaciones que pueden considerarse incluyen consumir los vegetales crudos o con poca cocción para que no pierdan nutrientes, agregar alimentos nutritivos a la mayoría de recetas que se preparen y asegurarse de que cada comida esté llena de colores naturales.

Con esta serie de recomendaciones se aclara que, poner en práctica nuevos hábitos no tiene porqué ser difícil, especialmente considerando las ventajas de alimentos disponibles que tenemos en la región centroamericana.